Las vitrinas en la decoración del hogar
En la decoración del hogar hay numerosos muebles que son de primera necesidad, como puede ser una cama por razones obvias, así como hay otros que aún considerándose accesorios cumplen con una importante función práctica, además de la belleza y clase que pueden otorgar a la estancia para la que han sido adquiridos. Uno de estas piezas prescindibles pero muy útil en tu hogar es la vitrina.

Las vitrinas son una de las partes del mobiliario que más elegancia aporta a un salón, especialmente si éste está decorado dentro de un estilo clásico y tradicional que suele venir acompañado de una robusta mesa de comedor con sillas muy bien tapizadas y con un aparador que acompañe este ambiente tan sereno. A pesar de que en un principio se utilizó exclusivamente en este estilo, en la actualidad también existen vitrinas más modernas y que son fácilmente combinables con una decoración más actual.

Dependiendo de las dimensiones de la vitrina, puede ser una gran aliada para conservar en perfecto estado las piezas de vajilla y cristalería de mayor valor, puesto que cierran de un modo casi hermético que apenas permite el paso del polvo. Es una pieza que te ofrece la posibilidad de disfrutar de dichas piezas todos los días del año, aunque sea de un modo visual, algo que no ocurre con lo que almacenamos en el aparador.

Dada la transparencia de todos sus ángulos, es muy importante elegir concienzudamente qué piezas vamos a poner a la vista, así como la manera más acertada para distribuirlas, ya que debemos tener en cuenta que no deja de ser una especie de exposición, por lo que cada pieza ha de estar en perfecto estado y bien colocada, para que no otorgue un aspecto de almacenaje sin sentido, en un ambiente que pertenece a un elegante salón.