Limpieza y mantenimiento de los sofás
El sofá es, sin duda, la pieza clave del hogar. En él nos tumbamos al llegar de trabajar, nos echamos la siesta, vemos nuestras películas y series favoritas, nuestros hijos saltan y corretean… En fin, muchos momentos de nuestra jornada las pasamos en este mueble. Por eso, no es de extrañar que, sea cual sea su material, ninguno está libre de suciedad.

Mantener los sofás limpios y cuidados no es para nada una tarea sencilla, especialmente cuando hay niños y animales en casa. Además, en las tapicerías, el polvo se suele depositar en los rincones menos accesibles. Por eso, a continuación vamos a darte una serie de consejos para que mantengas tus sofás limpios y cuidados.

Limpiar manchas y polvo

Aunque no lo creas, las manchas y el polvo pueden acabar perjudicando a tu sofá. Por eso, es importante lavarlos regularmente para protegerlos. Eso sí, hay que tener en cuenta que cada tipo de sofá necesita un producto de limpieza diferente, ya sea de la droguería o bien, alguno realizado en casa.

Limpieza y mantenimiento de los sofás

Sofás de cuero

En el caso de los sillones de cuero, deberás lavarlos con un paño humedecido y secarlos con un algodón para resaltar su brillo al menos una vez a la semana. Si encuentras alguna mancha resistente, podrás resolver el problema con una toallita de bebé con crema hidratante. En cuanto a las manchas de grasa y los líquidos, deberás absorberlos rápidamente con papel de cocina o una esponja, pasando luego una toallita.

Sofás de tela

En cuanto a los sofás de tela, deberás utilizar el aspirador para quitar el polvo que se haya ido acumulando. Para una limpieza más a fondo tendrás que lavar las fundas o utilizar una máquina de limpieza al vapor si el tejido lo permite.