Lo último en decoración infantil: la silla de pensar con reloj de arena
Tener un niño en casa siempre es motivo de alegría, lo que ocurre es que es habitual que sean un poco pillines y que a veces haya que echarles alguna reprimenda o, incluso, castigarles un poquito por mucho que nos duela, ya que el castigo suele traer consigo una llorera que nos rompe el corazón, pero dicen que es fundamental para el buen desarrollo del niño ya que se le enseñan los límites, la obediencia y la necesidad de acatar unas normas.

En este sentido los diversos especialistas que comprende el mundo de la educación dicen que por encima de un grito o de una bofetada siempre tiene que estar el diálogo y la recapacitación, por lo que se suele recomendar ir a “la silla de pensar” durante 5 minutos, de modo que el niño no pueda continuar con lo que estaba llevando a cabo y que se siente a valorar los motivos por los que está castigado.

Lo último en decoración infantil: la silla de pensar con reloj de arena
Uniendo todos estos datos, a algún diseñador de muebles se le ocurrió la original idea de crear una específica y exclusiva silla de pensar que es como un enorme reloj de arena cuyo tiempo aproximado a la caída completa ronda los 5 minutos estipulados por los especialistas. De este modo el niño será consciente, de un modo muy visual, de cuánto tiempo le queda de castigo y evitar así que lo esté preguntando continuamente.

Del mismo modo a ti también te ayudará a contenerte y esperar si es que lo ves muy enfadado, así como también evitará que prolongues el castigo más tiempo del recomendado. El fabricante de esta original silla de pensar recomienda su uso siempre en presencia de un adulto y hace hincapié en que no es un juguete con el que el niño pueda divertirse, ni por razones de seguridad y porque perdería el valor final para el que fue creado.