Los colores más acogedores
Ahora que llega el invierno no hay nada que apetezca más que disfrutar de un hogar cálido, envolvente y acogedor. Muchos elementos como los muebles, los textiles o los complementos te ayudarán a conseguirlo, pero hay un factor que influirá enormemente para que encuentres la atmósfera que andas buscando.

Estamos hablando de los colores, especialmente de los tonos cálidos, que resultan ideales para aportar calidez y crear ambientes acogedores. Por ejemplo, puedes pintar las habitaciones que reciben poca luz con colores cálidos claros o las estancias amplias que necesiten vida con tonalidades cálidas oscuras. ¿Quieres conocer qué colores son los ideales para conseguir una casa acogedora?

Cálidos claros

Como te hemos comentado, los colores cálidos claros son geniales para las habitaciones con poca iluminación. Dentro de estos tonos se encuentras los verdes pálidos, amarillos, anaranjados y rojizos claros. En general, se trata de colores estimulantes que generan calidez y cercanía, además de ser sociables. Sin duda, son perfectos para salones, cocinas y salas de estar.

Los colores más acogedores
Por un lado, el verde manzana resulta refrescante y crea ambientes apacibles; el amarillo transmite calor; el naranja ácido es perfecto para las personas creativas y el rojo coral consigue ambientes desenfadados y emotivos.

Cálidos oscuros

Los colores cálidos oscuros son aquellos que van unidos al fuego, como los rojos, ocres, naranjas y terracotas. Son perfectos para estancias frías y sombrías, aunque no se recomiendan para habitaciones pequeñas, ya que tienden a restar espacio. Lo más normal es que se utilicen en salones, cocinas, salas de juegos y habitaciones infantiles.

Los colores más acogedores
Con el ocre dorado conseguirás placidez y serenidad, mientras que con el rojo tela crearás atmósferas apasionadas y envolventes. En cambio, el tono vino viejo es perfecto para sugerir intimidad.