Los mejores materiales para los muebles de exterior
Si dispones de terraza, jardín o patio, estarás aprovechando estos días para poner a punto este rincón tan especial del hogar. Durante la primavera y los siguientes meses de verano, suele ser el lugar donde nos gusta pasar la mayor parte del tiempo, para aprovechar las buenas temperaturas acompañado de los nuestros.

Si dispones de espacio suficiente, seguramente tendrás muebles para hacer más confortable la estancia en este lugar. Sin embargo, tienes que tener en cuenta que estos están expuestos a factores externos (lluvia, granizo, nieve, insectos…). Por ese motivo, lo ideal es que estén fabricados con matriales adecuados, resistentes a este tipo de condiciones. A continuación, te aconsejamos sobre los mejores materiales para los muebles de exterior.

Uno de los materiales más típicos y a la vez más resistentes que existen es la teca. Esta madera tiene los poros cerrados y un alto nivel de aceites naturales, por lo que aguanta muy bien su estancia a la intemperie. Tendrás que limpiarla con un trapo húmedo y jabón. Cuando esté seca, lo ideal es pintarla con fijador para madera.

Los mejores materiales para los muebles de exterior
El hierro forjado es resistente, aunque bastante sensible a la humedad, por lo que te recomendamos que los limpies una vez a la semana con cera líquida. También puedes optar por hacerlo con pintura antioxidante, que encontrarás en diferentes colores.

Uno de los materiales más bonitos es el bambú. Al igual que otras fibras naturales, son menos resistentes a la intemperie, aunque pueden mantenerse si se cuidan bien. Por eso, deberás barnizarlos una vez al año. Intenta que ni los rayos del sol ni la lluvia impacten directamente contra ellos. Puedes colocarlos bajo un techo o un toldo.

Los materiales sintéticos como el plástico, la resina o la fibra de vidrio, son muy resistentes a los agentes externos. Con agua y jabón podrás mantenerlos siempre perfectos. Los muebles de aluminio también aguantan muy bien estar al aire libre, aunque deberás limpiarlos regularmente con agua y jabón y sacarles brillo con cera líquida.