Los paneles japoneses para separar ambientes
¿Quieres crear un ambiente diferente, relajado, distendido y oriental en tu hogar? Pues no dudes más, los paneles japoneses son una de las mejores opciones por la cual te puedes decantar. Estos paneles tienen gran cantidad de virtudes y una vez que los tengas instalados en tu casa, serán totalmente irreemplazables porque la atmósfera que conseguirás en tu hogar será único, además de transmitir clase y elegancia a cualquier estancia.

Si quieres interesarte sobre los paneles japoneses encontrarás en el mercado gran variedad de tamaños y diseños, además ya no son uso exclusivo de dónde provienen, si no que actualmente los más grandes decoradores los tienen muy bien valorados por su funcionalidad y por lo espectacular que queda para cualquier hogar.

Divisores de ambiente

Además de su gran funcionalidad y su bonita estética, los paneles japoneses pueden ser utilizados para dividir diferentes ambientes ya que son como persianas correderas.

Un panel japonés puede ser muy diferente a otro ya que existen numerosas opciones con diversos colores, diseños y patrones que pueden ser combinados para crear paneles magníficos y exclusivos. Puedes combinar tonos claros con gráficos con colores más oscuros, optar por diferentes secuencias de colores, elegir paneles pintados a mano…¡de la forma que más te guste!

Los paneles japoneses para separar ambientes

Materiales

Podrás encontrar diferentes tipos de materiales para crear los paneles japoneses y será tu gusto personal y tu economía lo que decida por cuál optar. Puedes encontrar desde los tradicionales con marcos de madera y tela hasta modernas creaciones en acrílico, tejidos especiales y plástico.

La calidad del acabado dependerá del material utilizado y de la mano de obra, por lo que los precios en el mercado también pueden variar.

Ventajas

Los paneles japoneses pueden reemplazar por completo las cortinas aunque también, como he comentado antes, pueden dividir un espacio de otro. ¿Hacen la misma función que un biombo? Sí, pero con la ventaja que los paneles japoneses pueden abrirse y cerrarse sin perder su rigidez como si de una puerta corredera se tratase.

Además los paneles japoneses transmiten una luz muy cálida porque son capaces de filtrar los rayos solares que entrarían en exceso desde el exterior a través de un cristal normal.