Mandarina, el color de la decoración para 2012
Si durante el pasado año el color madreselva se convirtió en uno de los grandes éxitos de la decoración de interiores, para este año se prevé un cambio en el que nuestros hogares no perderán la energía y la vitalidad propios de este tipo de colores llamativos y fluorescentes.

Sí, porque según las previsiones de los expertos en decoración el gran protagonista de los interiorismos más modernos para este 2012 será uno de los colores cítricos ácidos por excelencia: esa tonalidad de naranja conocida como ‘mandarina tango’.

¿Te atrae la idea de llenar de alegría y vitalidad tu hogar gracias a este color? Entonces toma nota de lo que te contamos… ¡y no esperes más para ponerte manos a la obra!

Mandarina, el color de la decoración para 2012
El mandarina tango es una tonalidad de la gama de naranjas que se caracteriza por una fuerte intensidad que lo acerca a los tonos rojizos más suaves sin llegar a resultar tan excesivo como estos para la decoración de interiores. En este sentido, la energía que transmite lo convierte en un tono ideal para conseguir un montón de efectos positivos: además de ser capaz de aportar a la vez la frescura de los tonos ácidos del verano y el calor propio de los tonos cálidos para el invierno, el color mandarina ayudará a crear espacios llenos de carácter y atrevimiento que no obstante no renunciarán a la elegancia.

Puede que todo lo anterior haya llevado a que este tono sea escogido como el ‘color del año’ 2012 por el ‘Pantone Color Institute’, que acostumbra a marcar a principios de año las tendencias de color tanto en moda como en diseño de interiores.

En cuanto a la aplicación real en nuestros hogares, podremos utilizar el mandarina tanto en grandes superficies como por ejemplo las paredes hasta en muebles (sofás, armarios de baños y cocinas, sillas, etc.) y complementos para el hogar como lamparillas, cortinas, colchas u otros textiles, por ejemplo.

¿Nuestro consejo? Combínalo con tonos más claros como el blanco o toda la gama de marrones y tostados para reducir su fuerte impacto visual.