Maneras eficientes de limpiar los azulejos del baño

Todos sabemos el gran placer que supone tener un baño limpio y fresco. Sin embargo, muchas veces, por más que frotamos los azulejos con los productos habituales en nuestra limpieza diaria, siguen quedando amarillentos, con manchas de cal o de jabón incrustado que afean nuestra sala de aseo. Especialmente, aquellos que están cercanos a la ducha o bañera suelen ensuciarse con más frecuencia y pueden llegar a aparecer restos de moho. Existen una serie de consejos que los harán brillar, los darán un aspecto fresco y los harán parecer como nuevos.

Eliminar el polvo de los azulejos

Aunque no lo parezca, los azulejos del baño también acumulan polvo y pelos. Para ello, con la aspiradora o con un trapo seco, retira todas las partículas de polvo. Una vez hecho esto, podemos empezar a limpiarlos a fondo.

Maneras eficientes de limpiar los azulejos del baño

La primera limpieza con bicarbonato o amoniaco

Son los dos productos clave para empezar la limpieza de los azulejos del baño. El bicarbonato es económico y un excelente blanqueador, aunque también te servirá si tus azulejos son de colores. Para ello, busca una esponja vieja, resistente y grande que sólo vayas a utilizar para tareas de limpieza. Sólo tienes que humedecerla y aplicar los polvos de bicarbonato sobre ella. Después, consiste en frotar todo lo fuerte que podamos para eliminar esos rastros de grasa- producidos por los jabones y productos que usamos-, y moho. Para facilitar el trabajo, puedes hacerlo cuando alguien haya acabado de darse una ducha; así, el vapor de agua ayudará en la tarea, reblandeciendo las manchas adheridas a los azulejos.

Maneras eficientes de limpiar los azulejos del baño

Otra solución, aunque se trata de un producto más agresivo, es servirnos en su lugar del amoniaco. Antes de ponerte a ello, abre puertas y ventanas para que el aire corra, ya que es un producto químico, y protégete las manos con unos guantes de plástico. Medio litro de agua caliente con dos cucharadas grandes de amoniaco serán suficiente para elaborar la mezcla que va a devolver a tus baldosas su esplendor. Frota todos los azulejos sin miedo con este producto, que es un desengrasante que no los hará perder su color. A continuación, seca con un trapo limpio o con papel de periódico.

Maneras eficientes de limpiar los azulejos del baño

Las juntas

Puede que, aun así después de haberlo desengrasado, las juntas sigan un poco amarillentas. Si es el caso, utiliza un cepillo de dientes viejo y frótalas mojándolo previamente en un poquito de lejía. Esto las hará parecer más blancas que nunca.

Segunda limpieza: el vinagre

Ya hemos hablado en muchas ocasiones de las propiedades que tiene este producto natural. Es desinfectante y un limpiador magnífico que puedes utilizar para muchas tareas de limpieza del hogar. La segunda “capa” para limpiar, tras el amoniaco o el bicarbonato, resulta importante para eliminar los restos de cal que puedan haber sobrevivido.

Mezcla medio litro de agua fría con un vaso de vinagre y aplica la mezcla con la misma esponja, una vez aclarada.
Puedes verter la solución en un pulverizador para hacerte la tarea más sencilla. Lo dejamos actuar unos minutos y lo aclararemos con una bayeta o la misma esponja humedecida agua. Es muy importante aclararlo. Después, sólo tenemos que pasar un trapo seco o rematarlo con limpiacristales.

Maneras eficientes de limpiar los azulejos del baño

La lejía para los azulejos blancos

En principio, con los métodos propuestos tendrías suficiente para dejar limpios y brillantes los azulejos, sean éstos de colores o blancos. No obstante, si las baldosas son completamente blancas y quieres un resultado más intenso, puedes probar con lejía. Para ello, sólo tienes que preparar una solución con este producto y un poco de agua. La lejía es conocida por sus propiedades blanqueadoras, aunque es un químico muy fuerte, por lo que te recomendamos protegerte las manos con guantes y ventilar convenientemente. Puedes aplicar la lejía después de haber limpiado con bicarbonato o amoniaco, o bien realizar una tercera limpieza tras las soluciones propuestas de amoniaco y vinagre. Lo que hará será acabar de limpiar tus azulejos, dándolos un extra de blancura. No olvides, al acabar, aclarar muy bien los azulejos y pasar un trapo seco para explotar todo su brillo.

Maneras eficientes de limpiar los azulejos del baño

Además, estas soluciones, especialmente la que te proponemos con vinagre, sirven para eliminar la cal y la suciedad de otros lugares, como la alcachofa de la ducha o los grifos.

Puede parecer un proceso largo y costoso, pero en realidad se puede hacer en sólo una mañana, dando un resultado increíble y una segunda vida a los azulejos. Si lo limpias bien, no necesitarás repetirlo en un tiempo, aunque mantener la ducha siempre limpia hará que los resultados duren mucho más tiempo.

Ahora bien, puede que tus azulejos blancos sean ya muy viejos y, aunque estén limpios con estas soluciones, ya no luzcan tan lustrosos como lo estuvieran un día. Si tras probar con estas soluciones y con lejía, su aspecto no te convence, puedes optar por darles una mano de pintura, comprando la que venden en tiendas del hogar. En un próximo post, te enseñaremos cómo cambiar el aspecto de tu cocina o baño radicalmente con una de estas soluciones.

Maneras eficientes de limpiar los azulejos del baño

Estos consejos para la limpieza de baldosas en el baño, que pueden aplicarse tanto para las de las paredes como las del suelo de la ducha, suelen valer también para los azulejos de la cocina. Sin embargo, las manchas de grasa más fuertes que pueden aparecer en ésta, podrían requerir de otros productos y métodos un poco diferentes.