Manual de la perfecta anfitriona
Nos encontramos en pleno ecuador de las fiestas navideñas y es posible que aún tengas una cena o comida por celebrar en tu casa. Por si tienes alguna duda a la hora de preparar la mesa, aquí te damos todas las claves para que nada falle, tanto en decoración como en comportamiento. En primer lugar, antes del mantel coloca un empapador de muletón, la parte plástica irá hacia la mesa y el fieltro hacia arriba. La elección del mantel será en función de la vajilla, si ésta es decorada ponlo liso, y viceversa. La servilleta debe ir a la izquierda del plato, nunca sobre él, y no uses servilletero (sólo se utiliza en comidas informales).

Los cubiertos se colocan de fuera adentro según el orden de uso. Los necesarios para el postre se pondrán en el momento que éste se vaya a servir. Al igual ocurre con las copas de cava, deberás tenerlas preparadas en la cocina, nunca en la mesa. El resto se coloca de izquierda a derecha, agua, vino tinto y blanco. El pan es mejor colocarlo en platitos individuales a la izquierda del principal, no en una panera. Así como el agua nunca se presenta en botella, sino en jarra. Ninguna copa se levanta para servir. El centro de flores debe ser bajo, para que los comensales se vean entre sí, y de poca fragancia, para que no anulen el olor de la comida.

En cuanto a la distribución, si hay niños y no dispones de mesa infantil, no los coloques juntos, se alborotarán. Mejor intercalarlos entre los adultos. Para que todo vaya rodado, antes de realizar el menú infórmate de si algún invitado es vegetariano, alérgico a algún alimento o si no puede tomar sal… Evitará la mala sensación que produce en ambos que la elección no ha sido la acertada. Si lo deseas, pon música ambiente, pero a un volumen que os permita disfrutar de la compañía, principio básico de una buena reunión.