Mármol para la decoración
Cuando pensamos en un hogar elegante y de categoría resulta inevitable imaginar en él estancias que no sean decoradas con materiales de la mejor calidad. Aunque las maderas macizas son uno de los materiales por excelencia para conseguirlo, otros como el mármol son también capaces de otorgar al espacio una gran clase.

Si te gustaría utilizar el mármol para decorar algunas de las estancias de tu hogar atiende a las ideas decorativas que puedes llevar a cabo con él.

El mármol es en realidad una roca metamórfica compacta formada a base de diversas rocas calizas que, sometidas a elevadas temperaturas, presiones y pulidos, alcanzan un alto grado de cristalización y brillo natural.

Aunque puede ser translúcido, el mármol también está disponible en otras gamas de color que se mueven entre los blancos, marrones, rojos, verdes, negros, grises, azules o amarillos, por ejemplo. En cuanto a los acabados, la fusión de las distintas piedras calizas puede resultar con una coloración uniforme, jaspeada (a salpicaduras)o veteado (tramado de líneas), entre otras cosas.

Mármol para la decoración
Este material es muy utilizado en la decoración de cocinas y baños, pero también cada vez más en otras estancias en las que su uso podría parecer algo innecesario: se utiliza sobre mesas de trabajo o picas para las manos, en azulejos para paredes, en estructuraspara mesas, en baldosas para suelos y hasta en las chimeneas, por ejemplo. En los últimos años, este material también ha sido empleado a menudo para el recubrimiento de elegantes muebles contemporáneos para el salón o para el dormitorio, por ejemplo.

En un sentido muy alejado de lo anterior aunque también relacionado con el mundo de la decoración, el mármol es el material por excelencia de algunos ornamentos artísticos como por ejemplo las estatuas de estilo griego y romano que tan bien quedan en las decoraciones más clásicas.