Medidas para la mesa de trabajo
Sea para estudiar o para trabajar, tener una mesa de trabajo adecuada es imprescindible para poder pasar largas horas en este espacio de una forma cómoda y sin perjudicar la salud de tu espalda.

En este sentido, a la hora de escoger la mejor mesa o escritorio para tu hogar es importante que tengas en cuenta un par de factores importantes: las medidas y la movilidad. A continuación te dejamos algunos consejos para que lo hagas de la mejor manera, así que toma nota de lo que te contamos y acertarás.

Debes considerar cuál es la mesa que por tamaño, forma y funciones se adapta mejor a tus necesidades, a tus características físicas y al trabajo que vas a realizar en la misma.

Medidas para la mesa de trabajo
En este sentido, lo primero que debes tener en cuenta es que la mesa tenga espacio suficiente como para dar cabida a todo lo que necesitas: ordenador, espacio para libros, artículos de papelería, porta documentos, etc. Para ello tienes dos opciones: utilizar una mesa grande o bien una de aquellas con varios espacios para distribuir los elementos (o ambas a la vez).

En cuestión de medidas, una mesa de despacho rectangular debería tener como mínimo 130 cm de anchura por 90 cm de profundidad (nunca menos) y elevarse a una altura de entre 70 y 74 cm sobre el suelo para poder trabajar de una forma cómoda y sin forzar los músculos de cuello y espalda; recuerda que los brazos y las manos apoyadas sobre el escritorio no deberían quedar demasiado altas.

La movilidad es muy importante, no solo en la misma mesa sino también a sus alrededores: deja un espacio inferior mínimo de 70cm de altura y 45cm de profundidad para poder mover las piernas sin problemas.