Mesa de comedor de estilo colonial
Los muebles coloniales se caracterizan por realizarse en maderas nobles, tener unos acabados muy cuidados e intentar mezclar lo moderno con lo rústico en una perfecta armonía. El origen de este estilo se remonta a finales del siglo XIX, cuando los europeos comenzaron a mudarse a las colonias, dejando la vida en las grandes ciudades. El calor que transmiten, la atemporalidad de sus diseños, y la sensación de relajación que proporciona al combinarlo con colores tostados, naranjas o, incluso verdes, han hecho de las mesas de estilo rústico colonial un mueble de comedor presente en muchos hogares sobreviviendo a su origen en la historia.

Las mesas de comedor coloniales suelen ser muy robustas, contando con grandes tablas de madera, patas gruesas y silueta muy cuadrada. Normalmente, suelen ser piezas únicas que visten por sí solas la estancia. Por este motivo, debemos acompañar este tipo de mesa de materiales para la decoración más ligeros, si no queremos dar un aspecto muy recargado al ambiente, así pues, hay que tener en cuenta este detalle a la hora de elegir las telas para los visillos de las ventanas, la tapicería de las sillas, etc. La decoración del hogar es un mundo lleno de posibilidades. Afortunadamente, las nuevas tendencias permiten combinar diferentes estilos y ambientes, algo que te abre un montón el abanico de ideas decorativas.

Si quieres aportar a tu salón un toque de originalidad, actualidad y distinción, apúntate a la moda de combinar mesas de estilo rústico colonial con sillas y otros complementos más actuales. Y digo bien, ya que en un principio, el eclectismo pasaba por combinar un juego de mesas con sus sillas de este estilo, con ambientes más modernistas, en cambio, la libertad actual para decorar hoy en día, te permite romper el conjunto como muestra la fotografía, donde puedes observar que las sillas, jarrones, lámparas y demás complementos decorativos son los que modernizan completamente una estancia que fue más señorial.