Mezclar estampados en la ropa de cama
Las tendencias de los últimos años en ropa de cama apostaban por el blanco y por la ausencia de estampados y color. Las firmas de textiles para el hogar instauraron el imperio de la sencillez y, en caso de incluir motivos decorativos, estos eran sobrios y elegantes. Personalmente, he de decir que esta tendencia me encanta. No me resisto a una cama recién hecha con sábanas de un blanco inmaculado. Sin embargo, hay que reconocer que, después de tanto tiempo durmiendo en camas blancas, se echa de menos un poquito de color y, sobre todo, algún estampado que alegre el dormitorio.

Por eso hoy quería hablaros de la lencería de cama estampada. De cómo elegir los diseños y cómo mezclarlos para conseguir un efecto sofisticado y chic.

Jugar con el color

Mezclar estampados en la ropa de cama
La mezcla de estampados no sólo es posible, sino que resulta elegante y muy decorativa. Eso sí, tendremos que tener en cuenta el color y la escala, a la hora de combinar diferentes motivos entre sí.

En cuestión de colores, utilizar varios diseños con una paleta general es una buena idea para que el resultado no distorsione. Otra alternativa es emplear dos o tres colores que armonicen entre sí.

El tamaño importa

Mezclar estampados en la ropa de cama
También es importante combinar estampados de tamaños similares. No será muy acertado mezclar un diseño de flores pequeñas con otro de grandes motivos, ya sean flores o no. Selecciona estampados de escala parecida, para lograr un efecto más acertado.

Por último, debéis tener en cuenta que, en estos casos, lo mejor es probar. Atreverse a mezclar y a experimentar con colores y motivos: diseños geométricos que se unen a otros florales, estampados retro con otros más clásicos… el secreto está en huir de la homogeneidad y mezclar cosas diferentes.