Mobiliario de mimbre para interiores
Estamos tan acostumbrados a ver los muebles de mimbre o rattán en jardines y terrazas que a veces nos cuesta mucho llegar a imaginarlos como material para la decoración también en el interior del hogar. Aunque es comprensible que al principio te cueste hacerte a la idea, si echas un vistazo a estas ideas es muy posible que cambies de opinión.

Esta clase de materiales aportan calidez y comodidad al interior de las estancias y las hacen también más acogedoras. Por supuesto, es imposible imaginarlas en grandes muebles como las estanterías, las mesas de comer o las estructuras del dormitorio, pero pueden dar un toque muy especial a los entornos si se utilizan en pequeños muebles complementarios como las butacas, las mesas de centro o las sillas de la mesa.

Una gran idea en este sentido es saber combinar las estructuras metálicas o de madera con estos pequeños muebles de mimbre, que evitarán que se caiga en la monotonía.

Mobiliario de mimbre para interiores
Eso sí, ten muy en cuenta el estilo en el que quieres introducirlo porque podría ser también un completo error: mientras que los estilos naturales, rústicos, zen, orientales o étnicos resultan perfectos para adaptarlos, los minimalistas, los clásicos o los kitsch, por ejemplo, pueden no resultar la mejor elección.

Si quieres conseguir hacer más notable el contraste entre los muebles de la habitación te aconsejamos que pintes las paredes en tonos claros (ya sean neutros o pastel) para dar un aspecto más fresco y limpio a las estancias.

También puedes introducir este material a través de ornamentos como marcos de fotos, cestas, macetas para las plantas o cajitas, entre muchas otras cosas.