Molduras falsas para el techo
Las molduras decorativas de los techos aportan al espacio una belleza especial. Este elemento le da otro aire a la habitación; un plus de elegancia que se deja notar sin abigarrar demasiado el ambiente, sobre todo si elegimos modelos sencillos y sobrios.

Tradicionalmente, las molduras eran de escayola y para ponerlas era necesario contar con la ayuda de un profesional. Sin embargo, ahora tenéis a vuestra disposición una alternativa que merece la pena considerar: se trata de las molduras falsas hechas de materiales ligeros que podéis colocar vosotros mismo de una forma muy sencilla, y que después podéis pintar sin problemas. Todo un descubrimiento.

Un toque de elegancia

Molduras falsas para el techo
La mayoría de las casas actuales no suele incluir elementos como las molduras decorativas en los techos. Pero son una gran idea para lograr ambientes distinguidos y elegantes, y combinados con una decoración moderna y con algún mueble de diseño, podéis lograr fantásticos espacios con un aire muy chic.

Existen en el mercado un montón de modelos diferentes para todos los gustos: muy decoradas, para gustos más clásicos, o más sencillas para gustos sobrios. Hay diferentes anchos para elegir, y también rosetones. Además, aunque no seáis expertos en bricolaje, fijar molduras falsas en los techos de vuestro salón es un trabajo que podréis hacer vosotros mismos sin problemas.

Fácil y rápido: un trabajo para hacer vosotros mismos

Molduras falsas para el techo
Las piezas de escayola de antaño se rompían con facilidad y eran difíciles de poner. Hoy las falsas molduras se fabrican con poliuretano o poliestireno expandido, materiales que no pesan apenas y que son también muy resistentes. Para ponerlas sólo tenéis que medir, cortar con ayuda de una caja de hacer ingletes (tampoco es imprescindible, ya que hay piezas específicas para las esquinas), y pegar con un adhesivo especial. Presionáis unos segundos y ¡listo!

Después podéis pintar la moldura del mismo color del techo, o de otro color para hacer contraste. Sólo una observación: si la moldura es de poliestireno tendréis que usar una pintura sin disolventes. Si es de poliuretano, admite cualquier tipo de pintura.