Motivos orientales para la decoración
Quizá por esas religiones tan espirituales que las caracterizan, las culturas del continente asiático acostumbran a vincularse con un mundo de paz, orden y armonía. De hecho, esta forma de ver la vida no solo afecta a las costumbres y al estilo de vida de sus habitantes sino que hasta se cuela en la decoración de sus hogares.

Si eres de los que admira la decoración oriental y te gustaría tomar ideas para decorar tu hogar inspirándote en su estilo no pierdas detalle de nuestro artículo, porque te contamos algunos de los motivos decorativos que más te acercarán a conseguirlo.

A pesar de que es innegable la existencia de muy distintas culturas, costumbres y hasta estilos decorativos en el segundo continente más grande del mundo, lo cierto es que las culturas del este asiático en las que nos basamos para este artículo suelen moverse en un mismo estilo. Estos son algunos de los elementos que pueden inspirar tu decoración:

– Paisajismo oriental: los jardines japoneses, las casas y templos chinos y otros motivos del paisaje asiático toman el protagonismo de los cuadros de esta inspiración, ya sea a través de pinturas, láminas de imitación a la pintura o de grandes pósters fotográficos.

Motivos orientales para la decoración
– Naturaleza: las plantas son uno de los motivos que mejor identificarán el estilo en tu hogar, ya sea representado sobre cuadros o vinilos en tus paredes o utilizado de una forma mucho más auténtica a través de las plantas. El bambú, la rosa china, los bonsáis o el lirio oriental son algunos de ellos.

– Escritura: Una sola letra china puede tener un completísimo significado. Quizá sea esto o sus originales formas lo que hacen que sea uno de los motivos más demandados para la decoración de interiores: las encontramos en cuadros, vinilos y hasta en las superficies de toda clase de textiles.

– Elementos tradicionales del hogar: Los biombos, las puertas correderas o los muebles muy bajos son algunos otros elementos que resultan casi básicos para la decoración.

Desde Interiorismos te aconsejamos que bases la decoración en una paleta de colores bastante naturales inspirados en el tradicional paisaje asiático (cremas, tostados, verdes, etc.), utilizar un mobiliario de líneas rectas y sencillas y emplear tantos materiales naturales para la decoración como sea posible.