Muebles blancos para el salón
El blanco es uno de los colores más empleados a la hora de decorar un salón, ya que son muchísimas las ventajas que te aporta, entre las que destacan la luminosidad y la sensación de amplitud que puede llegar a proyectar. Un color que puedes aplicar tanto en suelo y paredes como en mobiliario y complementos, pudiéndolo hacer de un modo monocromático o combinado con otras tonalidades en contraste.

Hoy veremos varias ideas para decorar un salón en blanco, centrándonos básicamente en lo que a muebles respecta. En este sentido, son muchísimos los diseños que podrás encontrar en el mercado actual, tanto en sofás, muebles para el televisor, mesas auxiliares, librerías y demás. Incluso también hay numerosas piezas que están pensadas para decorar el comedor, tales como aparadores, vitrinas, juegos de mesa y sillas, o cómodas, que también pueden ubicarse perfectamente en esta estancia.

Máxima versatilidad

Muebles blancos para el salón
Otra de las grandes ventajas que te ofrecen los muebles blancos en el salón es que te permiten redecorar el espacio en función de modas, necesidades o épocas del año. Los meses más fríos puedes incluir accesorios y textiles en tonos ocres, marrones y similares, tales como alfombras, cojines y otros. Con la llegada de la primavera, tendrás muy fácil dar un toque de color a tu salón cambiándolos por otros de tonalidades más vivas, propias de esa estación.

Armonía y equilibrio

Muebles blancos para el salón
En cualquier caso, sea cual sea tu elección, los muebles blancos siempre te ayudarán a conseguir un espacio agradable, plagado de armonía y equilibrio, que al fin y al cabo es lo que todos necesitamos para encontrar un lugar de descanso. Si no quieres caer en la monotonía absoluta, puedes recurrir a vestir suelos y paredes con otras tonalidades neutras como el gris o el beige.