Muebles capitoné para la decoración
Encontrar un estilo elegante y sofisticado que tome algunos de los aires del clasicismo sin renunciar a la modernidad no es algo que pueda lograrse con facilidad en la decoración de nuestro hogar.

Si estás buscando un mobiliario que cuadre a la perfección con la anterior descripción atiende, porque en Interiorismos se nos ocurre la solución ideal: los muebles con superficies tapizadas al estilo capitoné.

¿Qué es el tapizado capitoné? Aunque a día de hoy se realiza en muy distintos tipos de tela y con variadas técnicas, el tapizado capitoné original consiste en una sola pieza de cuero bien mullidita sobre la que se cosen algunos coquetos botones colocados de forma uniforme y equilibrada por toda la superficie.

Muebles capitoné para la decoración
Generalmente podemos ver este tapizado en muebles básicos como por ejemplo sillas, sofás y los sillones (el más conocido es el de estilo ‘Chester’), butacas y reposapiés, zapateros o cabeceros para la cama, por ejemplo. Aunque puedes encontrar diseños de muy variados colores, los más habituales a día de hoy son los blancos, crudos, marrones, grises y negros además de otros más llamativos como los dorados, plateados u otros a todo color.

Este tipo de mobiliario aporta clase y un estilo muy particular a los espacios, por lo que puede que no sea un acierto utilizarlo en todo tipo de estancias ni tampoco en interiorismos de cualquier estilo decorativo. En este sentido, que estos muebles sean generalmente integrados en decoraciones de líneas clásicas no significa que no podamos incluirlo también en otros estilos más modernos: de hecho, el tapizado capitoné comienza a ser cada vez más utilizado en los interiorismos vintage más sofisticados con un aspecto de lo más contemporáneo.

En cuanto a las estancias en las que utilizar este tipo de muebles, lo más habitual será encontrarlas en dormitorios, estudios, despachos, en la sala de estar o en el salón.