Muebles de hierro forjado
El hierro forjado es un material que aporta muchísima elegancia, personalidad y belleza, especialmente si lo utilizas en cualquier mueble de tu hogar. Aunque durante mucho tiempo estaba considerado un material para decorar casas de aristócratas, en los últimos años se ha puesto muy de moda en diversos estilos, ya que sus precios han bajado y ya no es un material tan exclusivo.

Aunque su precio ahora sea más económico, sigue siendo un material muy exclusivo, ya que la elegancia que aporta va mucho más allá del precio que tenga. Los muebles en hierro forjado son tendencia en cualquier estancia, especialmente en terrazas y dormitorios, y encajan en varios estilos decorativos.

Camas de hierro forjado

Un dormitorio de hierro forjado es estéticamente espectacular, muy elegante y llamativo. Los cabeceros de forja son muy ligeros, aunque pueda parecer lo contrario, por lo que no tendrás sensación de agobio en ningún momento. A pesar de su ligereza, aporta mucha fuerza al ambiente.

Sillas de hierro forjado

Muebles de hierro forjado
Las sillas quedan bien en prácticamente cualquier estancia. En una terraza puedes conseguir un ambiente exclusivo y elegante si pones un par de ellas para relajarte, especialmente si también pones una mesa. Si tu cocina es de estilo rústico, el hierro forjado es el material perfecto para conseguir un espacio acogedor, elegante y muy bonito. Incluso un banco de hierro forjado es ideal tanto en cocinas como en terrazas.

Mesas de hierro forjado

Las mesas en este material hacen un conjunto perfecto con las sillas, tanto en terrazas como en cocinas. Puedes comprar el mismo diseño o uno diferente para que el contraste aporte mayor originalidad al espacio.

¿Cómo combinar el hierro forjado?

Los muebles de forja suelen estar combinados con otro material para que el hierro luzca más y mejor, destacando así por encima de lo demás. Los materiales que más suelen combinarse con el hierro forjado son el vidrio, la madera y la piedra, tanto en sillas como en mesas, por ejemplo. En el caso de los cabeceros de cama, suelen ser solo de hierro, aunque la verdad es que cualquier combinación con esos materiales aporta mucha naturalidad.