Muebles lacados para el hogar
Sencillos, modernos, luminosos… Los muebles lacados son una idea genial para conseguir una decoración muy contemporánea y elegante, y es que sus brillantes superficies le proporcionan una belleza especial y unas posibilidades que no conseguirán muchos otros acabados.

Si te gustaría conocer algunas de sus características y ventajas quédate cinco minutos con nosotros, porque probablemente acabes convencido de que estos son los muebles ideales para tu hogar.

Muebles lacados para el hogar
Tal y como su mismo nombre indica, los muebles lacados no son otra cosa que elementos del mobiliario cubiertos por una capa de laca especial que le proporciona un acabado ultra liso, terso y brillante que nos recuerda a la perfección de los tradicionales muebles japoneses.

Decorar con muebles de este acabado tiene muchas ventajas, la primera de ellas la gran elegancia con la que dota a las estancias que ocupa. Más allá del aspecto estético estos muebles también resultarán muy prácticos en tanto que ayudarán a multiplicar la luz en la estancia (gracias a su superficie reflejante) y crearán de este modo un efecto óptico de mayor amplitud en el espacio.

Muebles lacados para el hogar
Además, este acabado puede elegirse en una amplísima variedad de colores (blanco, negro, rojo, fucsia, etc.), brillos y acabados distintos en función de tus gustos o las necesidades del espacio que vaya a ocupar (hay sistemas sintéticos, nitrocelulósicos, de poliuretano, etc.).

Puedes utilizar este tipo de muebles estilos decorativos muy distintos, y es que para nada hay que ser un amante del minimalismo para vestir tu hogar con ellos.

¿Cómo cuidarlos? Para mantenerlos limpios bastará con pasar por encima de ellos una gamuza húmeda con agua o algún producto no abrasivo, siempre con especial cuidado sobre los blancos que podrían adquirir tonos amarillentos. Las marcas y manchas pueden eliminarse con un poco de amoníaco u alcohol.