Muebles modulares para el hogar
Hace una década los muebles compactos compuestos por varias piezas en una sola estructura eran parecían un éxito total, unas estructuras que continuarían a la moda para siempre. De hecho, probablemente muchos de vosotros todavía tengáis alguna de estas en casa o conocéis a alguien que la tiene…

Pero a día de hoy este estilo está completamente out (es decir, pasado de moda), y es que todas las tendencias de cualquier estilo decorativo apuestan por los muebles modulares: El mobiliario no se concibe ya en una sola estructura sino que compone de las distintas piezas por separado para formar un todo, piezas que a su vez también pueden ser creadas en base una combinación de varios módulos de diferentes formas, tamaños y hasta colores distintos.

Salón, dormitorio, cuarto de baño, cocina… Las opciones son tantas y tan variadas como para cubrir las necesidades de cualquiera de las estancias el hogar sea cual sea su forma, sus características y hasta su estilo decorativo (rústico, minimalista, clásico, etc.).

Muebles modulares para el hogar
Por si no fuera suficiente, además de lo anterior este tipo de estructuras parecen traer muchas otras ventajas a la decoración del hogar. Algunas de las más importantes son las siguientes:

– Variedad de combinaciones y estilos entre distintos muebles de una misma línea.

– Capacidad de adaptación al tamaño de cada una de las estancias.

– Posibilidad de cambiar por completo la estructura y el aspecto de una estancia con solo reubicar los muebles.

– El montaje de las piezas es mucho menos complicado que la de otro tipo de estructuras, por lo que podrás montarlos tú mismo (lo que supone también un ahorro en la mano de obra).

Eso sí, si hay una regla que te recomendamos no saltarte es la siguiente: Jamás combines muebles de estilos decorativos completamente distintos ni tampoco pongas demasiado seguidos los que tengan formas demasiado similares, pues podría cansar visualmente.