Muebles para decorar espacios reducidos
Los apartamentos pequeños son hoy en día de lo más común en las grandes ciudades, donde muchas personas no pueden permitirse los desorbitados alquileres que pagarían en pisos más grandes.

Ya hemos visto algunos consejos para decorar apartamentos muy pequeños, y ahora me gustaría recomendarte algunas ideas para que te hagas con muebles que pueden ser una clara solución a la falta de espacio.

El dormitorio es el lugar en el que más podemos jugar con el mobiliario, y es que existen muchos tipos de camas que ayudarán a aprovechar cada centímetro del espacio: si sólo dispones de varios metros donde prácticamente te entra sólo la cama, la mejor idea es colocar un sofá cama o una cama abatible (que se pliega hacia la pared cuando no se utiliza).

Si en tu caso dispones de un espacio no tan pequeño como el anterior puedes comprar uno de esas camas estilo litera y así aprovechar el espacio inferior para colocar el escritorio, el armario e incluso una zona de descanso con sofá y televisor incluido.

Muebles para decorar espacios reducidos
Las camas con somier abatible son también una buena idea para el almacenamiento tanto en hogares grandes como en los más pequeños.

Como ya te comentábamos en el post anterior, la estantería es un clásico para decorar, separar ambientes y aprovechar al máximo el mueble para el almacenamiento. Ésta servirá como mobiliario para el dormitorio y para el salón a la vez.

Precisamente es allí donde se nos ocurren otras ideas: si el espacio es extremadamente reducido podemos colocar una mesa plegable pegada a la pared que se abra y cierre para ser utilizada solamente cuando sea necesario. Sin embargo, si tienes algo más de espacio es preferible que no prescindas de la mesa principal (que puede servir como nuestro comedor y escritorio).

Otra gran idea es hacer de un antiguo baúl la mesita central (frente a los sofás) para decorar la estancia a la vez que ahorramos espacio.

Las baldas para la pared son muy útiles y no ocupan demasiado espacio a la vista. No debes abarrotar la estancia con ellas, pero no estaría de más que colocases unas cuantas estratégicamente para colocar los libros, películas o algún que otro recuerdo importante.