Muebles para mantener la cocina en orden
La cocina es la estancia de las mil y una cosas, y es que cuando no compramos un aparato por pura necesidad lo hacemos porque nos ha venido el antojo de hacernos con un capricho en particular…

Ya que esto parece irremediable lo menos que podemos hacer es poner de nuestra parte para garantizar un mínimo orden en el espacio a través de los muebles y elementos de almacenamiento. ¿Cómo? Te lo contamos a continuación.

Muebles para mantener la cocina en orden
– Despensa: Es necesaria en cualquier cocina, y es que es ese armario en el que guardar todas las reservas de nuestro fondo alimenticio que tenemos para ir cocinando en el día a día (aceite, pasta, arroz, etc.). Lo mejor sería que este espacio estuviese iluminado por algunas luces halógenas, que tuviese estantes para aprovechar más el espacio, que posea una buena capacidad de almacenamiento (ancho, alto y fondo) y, porque no, que cuente también con algunos separadores para distribuir ordenadamente los distintos productos.

– Barras porta-utensilios: Es un recurso recuperado de las cocinas de siglos pasados y que se ha recuperado de una forma muy moderna a nuestros tiempos. Consiste sencillamente en una barra de acero con ganchos (ubicada bajo el mueble superior) de donde se pueden colgar una amplísima variedad de artículos de cocina, desde menaje hasta piezas de la vajilla o la cubertería

Muebles para mantener la cocina en orden
– Cajones: Son imprescindibles, por lo que lo mejor es que tengas de distintas dimensiones para adaptarlos a las distintas necesidades de almacenamiento (no es lo mismo guardar los cubiertos que todos los paños de cocina, por ejemplo). Organiza cada uno de los cajones por la relación entre los artículos y utiliza elementos separadores que te ayuden a mantener el orden.

– Electrodomésticos integrados en el mueble: Microondas, nevera, lavadora… Si has tenido estos electrodomésticos sin ningún mueble encima seguro que has llenado siempre su parte superior de cosas no siempre demasiado útiles. El mejor remedio para que esto no ocurra es encajarlos uniéndolos con los mismos muebles, que incluso pueden personalizarse para que la cocina no parezca un conjunto de elementos independientes sino una unidad.