Muebles siempre perfectos
A pesar de que los lacados y los muebles de innovadores materiales cada vez van ganando más terreno, lo cierto es que no hay forma más elegante de decorar el hogar que utilizando muebles de madera.

Con el paso de los años, no obstante, nuestros muebles de madera pueden sufrir inevitables alteraciones que empeoran su estado y les hacen parecer más antiguos y descuidados… si quieres aprender a resolver algunos de los más habituales toma nota de lo que te contamos.

Estos son algunos de los problemas más comunes con sus respectivas soluciones:

– Rasguños: Para eliminarlos (más bien disimularlos) puedes tomar un poco de algodón untado en betún de zapatos y extender suavemente con un paño. Puedes mezclar varios hasta conseguir el color exacto.

Muebles siempre perfectos– Manchas de alcohol: Debes actuar tan rápido como lo adviertas, porque puede resultar realmente perjudicial para el aspecto de tus muebles. Tal y como caiga el alcohol debes poner un paño absorbente sin frotar la zona para que no se esparza y después limpiar la zona dañada con un poquito de amoníaco (sin abusar).

– Falta de brillo: Los espráis y barnices son la mejor de las opciones para devolver el brillo a tus muebles, aunque también hay algunos trucos caseros que aseguran lograr el mismo efecto y con una inversión mucho menor.

– Quemaduras: Pule ligeramente la superficie afectada con una lija fina para madera y trata después la zona con un poco de cera en pasta. Si el mueble está muy dañado más vale que lo dejes en manos de un profesional.

– Manchas blancas: Suele significar que hay humedad bajo el barniz. Según se dice, para eliminarlo deberás colocar una montañita de sal sobre la zona afectada, cubrir con una toalla o tela de felpa y enfocar el aire templado sobre él a baja temperatura.