Muebles transparentes para ganar espacio
La decoración de los espacios pequeños debe ser tanto o más pensada que la de los espacios grandes, y es que precisamente es aquí donde más errores podemos cometer en la elección de una decoración que empequeñezca todavía más la estancia.

Un recurso original e innovador es utilizar muebles transparentes para aportar una mayor sensación de amplitud gracias a la transmisión de la luz a través del mobiliario.

No te asustes, que no te proponemos estanterías o cajoneras transparentes (que también las hay), sino de elementos como las mesas o las sillas, que suelen establecerse como elemento central en los salones y comedores, así como en los estudios o despachos.

Muebles transparentes para ganar espacio
Además de sus más que obvias ventajas, la moda del mobiliario transparente es una de las últimas tendencias en el diseño de interiores, con materiales como metacrilato, policarbonato en vidrio e incluso plástico. Su uso es ya común en las mesas de escritorio de las habitaciones, en las mesas de los comedores y en las sillas de cualquiera de las estancias de la casa, incluidos la cocina o el comedor.

Dependiendo del estilo y de la decoración de tu casa, deberás elegir unos colores u otros, aunque en general el que te servirá para cualquier tipo de espacio común será el totalmente transparente, mientras que en las habitaciones (infantiles y juveniles, principalmente) es muy recomendable jugar con colores como rosas, verdes, amarillos o azules.

Este tipo de muebles ocupan menos espacio a la vista, por lo que la sensación de amplitud crecerá, haciendo que tus estancias ganen metros milagrosamente con diseño y elegancia.

Podrás encontrar mesas de una sola pieza o combinaciones ya establecidas, aunque también tienes la opción de diseñarla con tu propio montaje si te haces con unos pies o caballete para la mesa (que puedes pintar o decorar) y un cristal redondo o cuadrado acorde al espacio que puedes ocupar. Sólo deberás fijar ambas partes con silicona transparente y ya podrás disfrutar de una mesa de diseño con un presupuesto bajísimo.