Nuevo concepto de dormitorio con baño
Dicen que la vida está llena de pequeños placeres, y en la decoración de interiores esa expresión yo siempre la relaciono con la posibilidad de tener el cuarto de baño en la habitación. Puede parecer algo exagerado, pero en mi opinión esta posibilidad es uno de esos pequeños lujos que te hacen la vida más agradable, especialmente cuando estás enfermo o en los meses de frío.

En la actualidad son muchas las casas que cuentan con baño en el dormitorio, que suele ser el principal, el de matrimonio. Estas habitaciones toman el nombre de suite porque son de amplias dimensiones y tienen el baño incluido como un habitáculo aparte, con sus paredes y puerta. En los últimos tiempos hemos visto nuevas ideas que incorporan a este tipo de dormitorios la ducha sin tabique, una opción práctica pero que no convence a mucha gente por la poca intimidad que te proporciona.

En el caso que hoy nos ocupa hablaremos del nuevo concepto de dormitorio con baño, que bien podría combinar las ventajas de los 2 anteriores. Este diseño es ideal tanto para una habitación de matrimonio no muy amplia como para habitaciones individuales o compartidas. Reúne todas las características más deseadas en cuanto a funcionalidad, intimidad y estética, y está perfectamente ideado para aprovechar cada milímetro al máximo pero sin ofrecer aspecto de saturación.

Como puedes ver en la imagen, este baño completo está situado en la pared opuesta al cabecero de la cama. Este hecho permite que el tabique se aproveche también por el exterior y sirva para colocar en él el televisor. Cuenta con 2 puertas independientes: por una accedes a la ducha, y por otra a los sanitarios, lo que facilita que se utilicen simultáneamente por 2 personas sin perder intimidad. La zona de los lavabos está en el exterior y queda perfectamente integrada en el dormitorio.