Organiza tu armario o vestidor en cuatro pasos
Con el frío que está haciendo estos días, seguro que ya has tenido que sacar la ropa de más abrigo del fondo del armario. Pues bien, cuando menos te lo esperes llegará la primavera y tendrás que volver a guardar las prendas invernales para sacar a la luz tu ropa más veraniega.

Antes de que llegue ese esperado momento queremos darte algunos consejos para que organices el armario o el vestidor. ¿Estás preparado? ¡Pues allá van!

Primer paso

Lo más importante es que te deshagas de todo aquello que no te pongas y que está ocupando espacio para nada. Puedes vender la ropa que esté en buenas condiciones o, mejor todavía, donarla a alguna asociación.

Organiza tu armario o vestidor en cuatro pasos

Segundo paso

Una vez te hayas desecho de todo lo que sobraba en tu armario, tendrás que categorizar tu ropa por estación. Una buena idea es dividir las prendas por ropa de invierno, de verano y la que puedas usar durante todo el año. Después tendrás que separar por estilo, separando las camisas de los pantalones y las faldas de los vestidos. También puedes clasificar por color, tela o por cualquier otra cosa que prefieras. Tampoco te olvides de organizar los accesorios, zapatos, bolsos y otras cosas que guardes en el armario o vestidor.

Segundo paso

Ahora que ya tienes tu ropa clasificada y fuera del armario, lo mejor es que aproveches para darle una buena limpieza a los estantes y al suelo del ropero.

Tercer paso

Si no tienes artículos de organización, lo mejor es que inviertas en perchas de calidad de un color neutro para que puedas conseguir más cuando las necesites, en un organizador de zapatos si no conservas las cajas originales de los zapatos, cajas para artículos pequeños, cajones y una bolsa para la ropa sucia.

Organiza tu armario o vestidor en cuatro pasos

Cuarto paso

Ha llegado el momento de ponerlo todo en su lugar, decidiendo de antemano que artículos deseas colocar en cada espacio. Es preferible que mantengas las cosas que usas más a menudo a tu alcance y las que no son de estación o no te pongas mucho, al final del armario. Por último, te recomendamos que guardes los abrigos grandes en cajas debajo de la cama o en otro sitio donde no molesten.