Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva
Una de las tareas más engorrosas y que más nos agobian cuando cambiamos de casa son las mudanzas. De hecho, es una de las causas principales de estrés de muchas personas. Seguro que ya has pasado por alguna y conoces esa sensación de que todo es un caos y te inquieta el no saber dónde has guardado tus propios objetos. Todo eso, desde hoy, es parte del pasado: con esta serie de consejos prácticos hacer una mudanza resultará más sencillo y rápido que nunca.

Primer paso: La planificación previa de la mudanza

Esta etapa comienza en las semanas anteriores a mudarse. Es decir, una vez que sabemos que vamos a cambiar nuestro domicilio. Consiste, básicamente, en ir adquiriendo todo lo necesario para la puesta a punto: cajas resistentes, cinta adhesiva, plásticos con burbujas, gomaespuma para proteger muebles, así como etiquetas o post-its si los necesitáramos. Si bien en las tiendas de bricolaje las cajas están en venta por un precio aproximado de 3 euros (bastante caro, sobre todo si necesitas muchas, aunque puedes preguntar a mayoristas), lo más económico es preguntar en tu supermercado de confianza si pueden dártelas gratis. Haz una barrida por tu barrio y pídelas en ferreterías, tiendas de cosméticos, de electrodomésticos, etcétera. Incluso puedes acercarte a puntos de reciclaje de cartón para ver si encuentras algunas.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva
Unas semanas antes, publica en Facebook o en alguna red social (o simplemente díselo a todos tus amigos) si tienen cajas de sobra o saben dónde conseguirlas. Seguro que acabas con un gran número de ellas gratis de gente que no quiere (que además esté agradecida de desprenderse de ellas), reduciendo con esta actividad considerablemente el presupuesto final de tu mudanza.

Piensa que una vez que hayas acabado tu mudanza y todas esas cajas te molesten en el nuevo hogar, puedes poner un anuncio en Internet para venderlas (si quieres recuperar parte del presupuesto invertido) o donarlas a alguien que las necesite y sólo tenga que desplazarse a tu domicilio para llevárselas, algo que seguramente agradecerás llegado el momento.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva
Es difícil calcular el número de cajas que vas a necesitar, así que siempre es conveniente adquirir de más que quedarnos cortos. A medida que la mudanza vaya avanzando y la casa se vaya desnudando, nos iremos haciendo una idea clara del número final. Recuerda que, además de las cajas, los aparatos frágiles (cristales, cuadros, lámparas, televisiones, etcétera…) tendrás que protegerlos muy bien, con plásticos de burbujas, gomaespuma especial, papel de periódicos (que también podemos comenzar a guardar) y similar, para evitar roturas imprevistas.

Durante esta etapa, nos haremos con un cuaderno, que será nuestro gran compañero en la planificación de la mudanza.

Además, si necesitas desplazar muebles y cajas pesadas, que es lo más habitual, tendrás que escoger a una empresa de mudanzas o a un particular con furgonetas equipadas para que te ayude en el proceso. Compara precios por Internet y pregunta a tus contactos cómo encontrar la tarifa más económica para que mudarte no dañe demasiado tu economía doméstica. Algunas incluyen servicios adicionales que te pueden interesar: por ejemplo, te proporcionan material de embalaje, te empaquetan ellos mismos muebles delicados, etcétera. Pide presupuesto sin compromiso y elige una que te vaya a ayudar. Por ejemplo, si tienes muchos muebles pesados como camas, estanterías o armarios grandes, es mucho mejor dejarte ayudar por profesionales que cuentan con equipamiento, para evitar lesionarte y hacer muchos esfuerzos físicos durante tu mudanza.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva
Si tienes objetos muy valiosos y delicados, considera la opción de contratar un seguro de mudanza; te puede ahorrar muchos problemas posteriores.

Otra de las primeras cosas que debes hacer es recuperar de tus armarios todas las mochilas, bolsas o maletas vacías que igualmente nos sirven para almacenar cosas. Las maletas es mejor destinarlas para guardar ropa y las cajas para los demás objetos. Prepara una bolsa grande (por ejemplo de deportes) que vas a reservar para los últimos artículos que saques de casa, lo que necesitarás en tus dos últimos días. En esta caja irán también las llaves, los documentos, las medicinas, etcétera. Todo lo que necesites tener bien a mano.

Te recomendamos adquirir en droguerías esas bolsas de plástico transparentes que, al sacar su aire con una aspiradora, guardarán los textiles en su interior increíblemente compactos, dando como resultado un volumen considerablemente menor. Es el mismo principio del jamón envasado al vacío. Esta opción, que vale muy poquito, es ideal para edredones, cojines, nórdicos, almohadas y demás textiles.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva

Segundo paso: Almacenar los objetos menos importantes

Aunque, si echas un vistazo a todo lo que tienes en casa, guardarlo todo te pueda parecer una tarea titánica, no tiene por qué ser tan horrible como lo pintan con un poco de predisposición y con el tiempo necesario para hacerlo todo. Si paseas la vista por una de tus habitaciones, te darás cuenta de que hay cosas que no vas a necesitar en las próximas semanas. Algunas de las sábanas, libros de cocina, ropa de otra temporada, vajillas para ocasiones especiales, juguetes, películas que no vayas a ver… Unas semanas antes de mudarte, comienza por vaciar todos tus armarios y muebles, creando varios grupos con los objetos que guardan en su interior:

Grupo 1: Aquello que desees tirar

Cosas rotas que ya no sirvan y de las que quieras deshacerte.

Grupo 2: Objetos que quieras donar

Las mudanzas también son una ocasión perfecta para hacer “limpia” y quedarnos solo con las cosas que realmente nos sirvan. Seguro que hay mucha ropa, juegos viejos, libros o aparatos que ya no quieras y puedes donarlos a personas que los vayan a apreciar más. Todos estos elementos de los que te deshagas minimizarán la cantidad de cosas a mover de sitio y harán más sencilla la mudanza. Esto también se aplica a los muebles viejos o que no tengan cabida en tu nueva casa. Esa mesa que ya no te gusta o no te sirva, quizá es conveniente desprenderse de ella.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva

Grupo 3: Objetos que desees conservar, pero que no vayas a utilizar de nuevo hasta estar instalado en tu nueva casa

Estos los comenzarás a guardar en cajas que irás almacenando en el lugar que menos estorben de la casa. Se trata de que tus últimas semanas en el domicilio antiguo sean agradables y no tengas una constante sensación de caos. En las maletas, puedes ir almacenando la ropa de la temporada anterior, la mayor parte de las sábanas o edredones, sirviéndote de las bolsitas de plástico al vacío mencionadas antes.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva

Grupo 4: Cosas que sí vayas a utilizar en tu día a día

Déjalas en el armario o mueble, ordenados, limpios de polvo y visibles. Cuando hayas acabado el semi-vaciado de todos los armarios y muebles de tu casa, proceso que puede tardar unos días dependiendo del tamaño de tu vivienda y de la cantidad de cosas almacenadas, tendrás una visión mucho más clara de lo que posees, lo que te servirá para organizar mejor la mudanza.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva

Tercer paso: Lavado de textiles

No es muy agradable llegar a tu nueva casa y encontrarte con sábanas sucias o cortinas que no huelen muy bien. Aprovecha los días previos para sanear y limpiar todo los textiles para después empaquetarlos. ¡Es necesario que tu nuevo hogar tenga un olor limpio y agradable nada más instalarte!

Cuarto paso: Comienza la tarea de limpieza

Es muy posible que debas dejar tu casa limpia cuando la abandones, o quizá prefieres contratar a alguien que lo haga por ti. Si estás buscando una mudanza de bajo presupuesto y no deseas contratar a un servicio de limpieza, no es necesario por ello dejarse los riñones, sino simplemente no hacerlo todo al final. Hay muchas cosas que puedes ir adecentando y, aunque la casa se seguirá manchando por el uso diario, no es lo mismo quitar la cal de las baldosas del baño el último día con la mudanza a cuestas, que pasarles un trapo con un poco de limpiacristales para rematar. Intenta cada día hacer una limpieza general en uno de los cuartos, especialmente sobre paredes, azulejos, interior de los muebles y puertas. También es el momento de llevar a la tintorería los tapizados de los sofás, etcétera, y cubrirlos después con mantas para que una mancha inoportuna no nos estropee la tarea.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva

Quinto paso: Planificación al dedillo

Nuestro “cuaderno de la mudanza” será nuestro gran aliado en esta tarea. Si comenzamos a planificarlo todo antes de estar en pleno proceso de la mudanza en sí, todo resultará más fluido y sencillo. Así, adquiere tantos colores de pegatinas de colores como habitaciones vaya a tener tu nueva casa y pégalos en cada una de las ellas. (Las cajas con pegatina roja, serán objetos, muebles y electrodomésticos para el salón, amarilla para la cocina, incluso integra una blanca para objetos que aún no tienes claro dónde colocarás…). Además de este sistema de colores, te recomiendo utilizar la métrica de números para saber qué hay en cada caja y encontrar todo sin problemas una vez que estemos felizmente instalados en el nuevo hogar.

Recuerda no adherir las pegatinas directamente sobre los muebles ni usar celofán sobre ellos, ya que el barniz o pintura podría dañarse.

¿Por qué hablamos de un sistema de números, en lugar de escribir el contenido de cada caja directamente sobre la misma? Perderemos tiempo escribiendo sobre el cartón, a menudo difícil, y resulta mucho más práctico simplemente asignar un número.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva
Ejemplo: Caja 1 (con pegatina amarilla, porque va en la cocina): donde se guardan la batidora, la vajilla, las ollas y sartenes. Sólo escribe con un rotulador el número 1 sobre la caja (en varias partes) y apunta en tu cuaderno su contenido al lado del número. Piensa que cuando hayas acabado de embalarlo todo, podrás colocar la libreta en la puerta del trastero o en un lugar visible de la casa y así, durante tus primeros días y antes de que lo hayas colocado todo, encontrarás rápidamente lo que buscas sin ponerte nervioso/a. Verás lo sencillísimo que resulta y lo enormemente práctico.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva

Además, las cajas que contengan objetos frágiles deben estar correctamente señalizadas y los transportistas deben de saberlo. Puedes dibujar una “F” roja o similar en los paquetes que contengan, por ejemplo, la vajilla. Este tipo de objetos pesados deben estar convenientemente embalados con plástico de burbujas de aire o gomaespuma y papeles de periódico.

Algo que puede agilizar el proceso es ir transportando cosas que puedas llevar sin esfuerzo a tu nueva casa, en caso de que ya tengas las llaves y esta esté cerca. Y, sobre todo, no acumules basura. Todo lo que tengas que sacar de casa o donar, hazlo cuanto antes para que el volumen de las cosas no te produzca más estrés y la casa esté lo más despejada posible.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva

Sexto paso: Los tres días previos

Este es el proceso que más inquietud produce a la gente que se muda. Parece que hay tanto por hacer, que siempre se nos escapa algún detalle, que algo saldrá mal… Lo mejor es conservar una actitud positiva y tomarnos la mudanza como algo beneficioso: una oportunidad de empezar una nueva vida en un lugar diferente, de repasar los objetos que tenemos (seguramente descubrirás por los cajones libros o ropa que habías olvidado y puedes volver a utilizar con ilusión), de decorar nuestro nuevo hogar mejorando el sentido práctico y la estética del presente (por ejemplo, distribuir los muebles basándonos en la técnica Feng Shui para atraer las buenas energías o crear ese espacio para las flores o para relajarse que siempre habíamos soñado), y, en general, ver el proceso como una transición a una etapa mejor.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva
Estos días serán seguramente intensos en cuanto a embalar, disponer, planificar y limpiar, aunque, si has seguido los pasos anteriores, tendrás muchísimo ganado y la sensación de que todo está bajo control. Para estos tres o cuatro días previos al día de transporte de muebles y objetos, te facilitamos varios consejos:

– Intenta conseguir algún día libre en el trabajo o coge dos o tres días de vacaciones. Muchas empresas saben lo difícil que es organizar una mudanza y los dan adicionalmente. Así, estarás liberado/a de las preocupaciones laborales. También pospón otros planes o actividades, aunque no está de más que, al final de un día intenso de trabajo empaquetando, salgas a relajarte con tus amigos o a cenar para cambiar un poco de aire. El día siguiente, será más efectivo.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva

– No hagas la mudanza en soledad. Si tienes hijos, proporciónales cajas e instrucciones y haz que ellos mismos empaqueten sus objetos escribiendo números y listas de contenido en la libreta, como hemos descrito antes. Una mudanza puede ser una entretenida actividad familiar que os hará sentir unidos e ilusionados con el cambio. También, puedes pedirles a amigos que te ayuden en la medida de lo posible u organizar una jornada de “mudanza grupal”, con una limonada, algunas pastas y mucho buen humor.

– Prepáralo todo antes de comenzar. Una buena selección musical, bebida fría, y algún picoteo para relajarse entre caja y caja. Construye un ambiente de lo más agradable y tu proceso de mudanza se hará más fluido. Día a día, irás viendo como tu casa se va vaciando (puedes incluso hacer un book de fotos con tus familiares a medida que se desnudan las habitaciones) y comprobarás que el trabajo que te queda por hacer se reduce.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva
También te recomendamos que, una vez tengas un mueble vacío, lo limpies bien y lo embales para llevarlo a la zona donde destinarás todas las cajas y muebles listos para ser transportados. Intenta no comprar comida y acabar todo lo que tengas en el frigorífico. En la última noche antes de mudaros, quédate con muy pocas cosas (algo de comida, solo la ropa y sábanas que vayas a necesitar, desodorante, cepillo de dientes y champú…), todo eso lo guardarás en la bolsa de deporte que hemos destinado para tal fin, y que podrás llevar contigo, junto con las cosas de más valor o más importantes, como joyas o documentos.

Último paso y final: El día de mudarse

Si has contratado a una empresa de transportes competente y lo has planificado todo adecuadamente, este día no tendrás que hacer mucho más que supervisar y subir algunas cajas. También durante este día puedes pedir a tus conocidos que te echen una manita en subir y bajar cajas, algo que, entre muchos, será sencillo de hacer y algo que compartir, a cambio de, por ejemplo, la promesa de una cena en tu nueva casa, una vez esté todo dispuesto.

Cómo organizar una mudanza: la guía definitiva
Cuando haya concluido el proceso de la mudanza, sólo tienes que llevar cada mueble (probablemente, ya lo habrán hecho los profesionales de la mudanza, según tus instrucciones) y cada caja, por su color, a cada estancia, e ir desembalando el contenido de cada una (todo correctamente apuntado en tu cuaderno), para colocarlo en estanterías, cajones, armarios, etcétera. Este proceso de creación y alegría por poder estrenar nuevos espacios es el más agradecido.

Un poco de planificación y mucha ilusión es lo que necesitas para que tu mudanza sea una tarea sencilla, incluso agradable. ¡Cuéntanos cómo ha ido!