Otros materiales para decorar el dormitorio
Cuando nos planteamos decorar el dormitorio buscamos crear un entorno que sea cálido y acogedor, que invite al descanso, al relax, a la verdadera relajación. El mobiliario y los complementos decorativos son gran parte de ese ambiente, así como el colorido destinado a los mismos. Por lo general, la madera es casi siempre protagonista en la creación de estas escenas, y ofrece muchas variaciones en textura, color, calidad, etc., así como el mimbre también tuvo su protagonismo. Hoy te hablaré de otras opciones por las que te puedes decantar, y que también satisfarán tus deseos de estética y descanso.

Una de ellas es la piel. Gracias a la nueva moda en camas abatibles, los canapés ofrecen un gran punto de partida en la decoración, y la piel, por ejemplo, en tonos como el marrón chocolate, aporta una elegancia exquisita al dormitorio, algo a lo que le puedes añadir el cabecero en el mismo material, te resultará confortable y, además es fácil de limpiar y requiere de pocos cuidados. Dicho sea de paso, la piel se está integrando cada día más en el mercado de accesorios para distintas estancias de la casa: pufs, baúles, paragüeros, revisteros… un sinfín de objetos que más allá de la decoración, también son de gran utilidad por su funcionalidad.

Otra opción que también se impone en los materiales de decoración de un dormitorio, es el acabado metálico que, en este caso, no viene a sustituir a la madera, sino a complementar hasta casi formar parte de ella. El cabecero de la cama, así como el armazón, juegan en perfecta armonía con otros detalles de la habitación como pueden ser los tiradores, o los pies de las lámparas. Su reflejo resalta más sobre una pared oscura, en una estancia donde el suelo claro y las cortinas blancas aportan la sensación necesaria de luz.