Paneles japoneses
Aunque a menudo pasan bastante desapercibidas, las cortinas son uno de los elementos más esenciales de cualquier hogar puesto que no solamente nos protegen de la luz exterior y del viento cuando lo necesitamos sino que además son todo un elemento decorativo en sí mismo.

Por eso, si te encuentras en pleno proceso de decoración no debes descuidar este punto. Si ya te has cansado de las tradicionales cortinas y los stores aprovecha para renovar tus grandes ventanales con unos paneles de estilo japonés, ¡están a la última!

Se trata de unas finas telas recortadas en vertical (similares a los estores) inspiradas en el tradicional estilo nipón. Con unas dimensiones que llegan del techo hasta el suelo, el conjunto del panel japonés está compuesto por de tres o más piezas de tela a varios niveles de modo que cada uno se esconde tras el otro en el momento de abrir y dejar pasar la luz del día.

La estructura de cada tabla es sencilla y su forma de uso lo es más todavía, pues solo tendrás que estirar de una cuerdecita para que las piezas se deslicen lateralmente.

Las ventajas de estos paneles son múltiples: Permiten una mayor entrada de luz, son más frescas a nivel visual, suponen un ahorro significativo de tela y permiten escoger entre un montón de diseños, estampados y colores para que puedas encontrar el perfecto para tu hogar.

Además de lo anterior, los paneles japoneses suponen una auténtica marca de estilo capaz de transmitir la tranquilidad y serenidad oriental a cualquier ambiente de tu hogar.

Sin embargo, no todas las ventanas son aptas para este sistema: Resultaría poco útil utilizarlo en ventanas pequeñas así como en aquellas que utilizan un sistema de apertura de puertas batientes.