Para el baño, ¿cortina o mampara?
Elegir entre cortina o mampara para el cerramiento de la ducha o la bañera es uno de los dilemas que siempre surge a la hora de decorar un cuarto de baño. Ambas posibilidades cumplen la misma función pero tienen muchas diferencias que abarcan aspectos estéticos, de mantenimiento y, claro está, de precio. Si estás renovando el baño y no sabes cuál de las dos opciones escoger, hoy vamos a hablarte de los beneficios y los inconvenientes de cada una de ellas.

Si nos dejáramos llevar por la estética, la elección estaría bastante clara. Las mamparas de baño suelen ser elementos de lo más modernos (solo tienes que ver las que diseña Profiltek), que podrás encontrar en diferentes colores, formas y materiales. Sin embargo, suelen tener un coste bastante elevado, sobre todo si lo comparamos con las cortinas que, en el caso de que se rompan o estén demasiado sucias, puedes reemplazarlas por otras nuevas sin que tu bolsillo lo note. De hecho, las cortinas suelen acumular jabón que con el tiempo puede convertirse en un foco de bacterias, por lo que será necesario tirarlas a la basura.

Para el baño, ¿cortina o mampara?
Además de su precio, otra de las ventajas de las cortinas de de baño es que existe una gran variedad de modelos, por lo que te será muy fácil encontrar alguna que se adapte perfectamente al resto de la decoración de tu cuarto de baño. Por si fuera poco, amplían visualmente el espacio dado su acabado traslúcido. Sin embargo, con la mampara te seguras de que no caiga ni una gota de agua en el suelo, evitando resbalones.

Para el baño, ¿cortina o mampara?
Las mamparas, en cambio, tienen un pequeño problema. Las juntas y las bisagras pueden acumular suciedad, que se queda incrustada con el tiempo y que luego es muy difícil de sacar. Por eso, es importante incidir en esas zonas periódicamente.

¿Con qué opción te quedas?