Paredes de cristal mal distribuidas
Conseguir el mayor confort en el hogar es una premisa que no depende solamente de la buena labor del decorador en el que hayamos confiado para elegir ideas o incluso para decorar una vivienda, en el caso de quien puede permitírselo, puesto que a veces te encuentras con casas que han sido construidas en base a una orientación que luego es muy difícil de adaptar a las necesidades funcionales con las que conviviremos diariamente.

El arquitecto encargado de diseñar una nueva vivienda o una importante reforma es de quien luego dependeremos para distribuir y orientar el mobiliario en función de sus ideas, que no siempre encajan a la perfección con las nuestras. Este concepto queda claramente de manifiesto en la fotografía que hoy te traigo, en la que podemos ver cómo el uso de paredes de cristal pasa casi por abuso.

Las paredes de cristal, sean o no correderas, así como los grandes ventanales, son muy propios de las construcciones más modernas, y realmente gozan de muchísimas ventajas entre las que siempre destacará la gran cantidad de luz natural que ofrecen durante casi todo el día. Pero no por ello debemos obviar otros detalles tan importantes como son la orientación más conveniente para el mobiliario a la hora de decorar.

Por este motivo también es conveniente contar con paredes ciegas y la elección de dónde irán situadas es fundamental para distribuir todas las piezas que conforman la decoración. En este caso en particular, vemos como la pared que sostiene el televisor ocupa el tramo final de un lateral, lo que nos obliga a colocar el sillón de un modo totalmente inadecuado para una correcta decoración.

Esta pared debería ir al frente, ocupando la mitad del fondo acristalado. De este modo veríamos la televisión desde más ángulos de la casa, como puede ser la mesa del comedor que vemos en primer plano. Asimismo, el sillón quedaría de espaldas a dicha mesa, formando una salita acogedora y más cuadrada de la que aquí se ve, además de dejar más espacio libre para el paso, ya que tal y como está en este momento el suelo queda convertido en un estrecho pasillo.