Paredes de estilo rústico
Nos encanta llegar a esas casitas de campo y sentirnos en un ambiente incluso más íntimo y acogedor que nuestros propios hogares, y es que esta es precisamente una de las grandes ventajas de las decoraciones de estilo rústico…

Pero una cierta reticencia a pensar que podamos aplicar algunas de las características de este estilo decorativo también a nuestras modernas viviendas de ciudad.

En cualquiera de los casos, si quieres ambientar así tu hogar el primer detalle en el que debes pensar son las paredes: ¿cómo decorarlas al estilo rústico? A continuación te dejamos algunas ideas.

– Madera: Da un toque muy campestre y rústico a los ambientes, aunque en exceso puede resultar algo cargante a nuestro gusto. Para que esto no ocurra evita utilizarlo en todas las paredes de la estancia o por toda la superficie (del suelo al techo); utilízalo solo sobre un par de ellas o bien en todas pero combinado a media altura de la pared con un fondo de pintura.

– Piedra: Es el material más auténtico para la decoración rústica, pues hará que tus estancias se conviertan en un lugar de lo más íntimo sin renunciar a la modernidad y a la elegancia. Nuestro consejo es que renuncies al papel pintado de imitación (pues resulta muy artificial) y que apuestes por recubrimientos con piedra natural o sintética que podrás conseguir también por paneles.

Un aspecto muy positivo de este material es que no desentonará para nada con otros modernos elementos como el cristal o los equipos tecnológicos.

– Pintura: Los colores de pintura que mejor sentarán para combinar con las ideas anteriores son los tonos claros como los beige o marfil o los naturales de la gama de los marrones como por ejemplo los tostados, terracotas, amarillo huevo o similares.