Paredes en colores fluorescentes
Los colores flúor son una de esas tendencias que van y vienen tanto en el mundo de la moda como en el de la belleza y hasta en la decoración. No obstante, en lo que al interiorismo de los hogares se refiere utilizar uno de estos colores siempre puede ser un acierto si sabes perfectamente cómo, cuándo y dónde utilizarlo.

Si te gustaría llenar de vida tus paredes gracias a estos colores pero quieres asegurarte de no arruinar tu decoración presta atención a la siguiente guía de uso… ¡El resultado será magnífico!

Verde pistacho, amarillo, naranja, violeta, fucsia, azul… Para pintar tus paredes con cualquiera de estos colores debes estar muy seguro y concienciado, pues no cabrá esperar un espacio sobrio y formal sino una estancia muy original y con una gran personalidad.

Primero ten en cuenta las características de la habitación en la que te gustaría utilizar esta pintura, pues quizá no sirve en cualquier espacio: el estilo, el mobiliario y la finalidad de la habitación probablemente determinen si un color demasiado llamativo es o no adecuado.

Paredes en colores fluorescentes
En este sentido, lo mejor es emplear este tipo de colores en todo tipo de estancias de estilo moderno y contemporáneo así como también en los dormitorios juveniles, donde casi siempre serán un acierto. Cabe reconocer, no obstante, que los colores demasiado intensos utilizados de forma excesiva en las habitaciones pueden resultar cargantes y dificultar la relajación en ellas.

¿La mejor forma de utilizarlo? De forma moderada, pues de esta manera evitarás hacer de la habitación un espacio más pequeño y agobiante. Combínalos con algún otro color muy claro sobre las paredes; a modo de ejemplo, puedes pintar tres paredes en blanco y una cuarta en un color flúor o bien dividir las paredes horizontalmente en dos y pintar la mitad inferior con los tonos más llamativos (la superior debe ser siempre más clarita.