Parquet flotante para el suelo
La madera es uno de los mejores recursos para el suelo de nuestro hogar, y es que no solo es aporta calidez y hace más acogedor a nuestro hogar sino que además da un toque de distinción a nuestro hogar.

Sin embargo, colocar un suelo de parquet había sido siempre una tarea complicada y muy laboriosa… Hasta ahora. Las tarimas flotantes de parquet para el suelo se presentan como una solución magnífica para conseguirlo de forma rápida, práctica y encima de cualquier otro tipo de suelo.

A diferencia del parquet tradicional, las tarimas flotantes tienen un sistema de aplicación mucho más fácil y rápido mediante clicks, sin cola ni clavos en el suelo. De hecho, no se nos pueden ocurrir demasiadas cosas negativas de este sistema, en el que todo parecen ventajas: No precisa grandes reformas, puedes montarlo sin necesidad de vaciar las estancias por completo, es resistente al desgaste y es aislante del frío y de los ruidos, entre otras cosas.

¿Quieres saber cómo instalarla?

Para colocarla necesitarás fibra aislante, una sierra de calar, adhesivo para madera, cuñas, listones de madera suficientes para cubrir el espacio, un pincel y un martillo. A continuación, sigue estos pasos:

1. Asegúrate que la superficie sobre la que vas a ponerlo está muy lisa y el suelo nivelado.

2. Extiende la fibra aislante o neopreno por todo el suelo.

3. Cuando coloques las primeras tablas debes dejar una superficie de dilatación junto a la pared (de un centímetro aproximadamente) con la ayuda de las cuñas, pues este suelo tiende a dilatarse con la humedad. También puedes hacer que la madera se acostumbre al ambiente abriéndola en la estancia unas 24 o 48 horas antes, así evitarás que se deforme después.

4. Pon la cola con el pincel a la vez que vas colocando las tablas de madera; esto tardará unos 20 minutos o media hora en secarse.

5. El último paso es colocar los rodapiés y… ¡voilà! Ya tenemos un suelo de parquet magnífico.