Patchwork en suelos y paredes
En Interiorismos ya nos hemos declarado grandes fans del estilo del patchwork en más de una ocasión, y es que adoramos esa alegre y desenfadada combinación de colores, estilos, dibujos y hasta materiales que nosotros mismos podemos hacer de forma personalizada.

Si ya te gustó la idea de disfrutarla en algunos muebles, complementos y textiles espera a ver lo que te proponemos hoy… ¿Será demasiado para ti? ¡Compruébalo!

Para los que ya no recordáis en qué consistía esta técnica os la describiremos, a modo de resumen, como esa técnica en la que la pieza final está formada por la unión de un conjunto de retales de telas de distintos colores, tamaños, diseños y estilos.

Patchwork en suelos y paredes
En este caso la idea traspasa la barrera de los textiles y pretende hacer del patchwork una tendencia también en lo que a recubrimiento de suelos y paredes se refiere, una idea novedosa y un tanto alocada que sin duda ayudará a llenar de vida y color cualquiera de las estancias donde lleves a cabo la técnica.

Flores, topos, cuadritos, rayas, bases lisas… El resultado de una pared decorada con patchwork es sencillamente encantador, un auténtico regalo para la vista si tienes buena idea de cómo llevarlo a cabo. Puedes utilizar la técnica tanto con retales de papel pintado como con baldosas siempre y cuando cumplan los requisitos de este estilo (distintos colores y dibujos como mínimo).

Para no abarrotar visualmente la sala utiliza el estilo en una sola pared y pinta las otras en tonos lisos y escoge un mobiliario y ornamentos sencillos, lisos y sin demasiadas florituras.

Patchwork en suelos y paredes
El caso del suelo es quizá más complicado, y es que a diferencia del papel pintado de las paredes que puede ir en una sola pieza seremos nosotros mismos (o las personas a las que contratemos) los que deberemos planear y montar el conjunto del suelo con cada azulejo o baldosa de forma individual…¡La reforma puede convertirse en ‘La historia interminable’!

¿Recomendaciones? No escojas colores demasiado oscuros que puedan apagar el ambiente, no combines piezas demasiado ornamentadas para no recargar y sobre todo no repitas la técnica en más de una de las paredes o bien en paredes y suelo, por ejemplo.