Pavimentos más resistentes para exteriores
Durante la primavera y el verano una de las cosas que más nos apetece es estar en nuestra terraza, patio o jardín para aprovecharnos del buen tiempo. Es durante esta época cuando queremos que nuestros exteriores estén en perfectas condiciones. Una de los aspectos que tenemos que tener más en cuenta son los pavimentos.

Si nos vamos unos años atrás, las opciones de pavimentos y revestimientos para exteriores se limitaban a la cerámica, las piedras y las superficies de cemento. Hoy en día tenemos más materiales. Aún así, tenemos que buscar un pavimento resistente y durable, que conjugue con la decoración de nuestro jardín. A continuación os damos las mejores opciones:

Patio con piso de hormigón: el hormigón es la mezcla de cemento con materiales áridos. Es aconsejable combinado con cantos rodados y piezas de piedra natural para dar calidez.

Patio con piso de arenisca: al ser dispuestos de forma geométrica producen una mayor sensación de amplitud. Por tanto, es aconsejable para patios pequeños.

Patios con baldosas de gres: las baldosas de gres son muy sencillas de instalar, ya que tienen una gran adherencia y concuerdan con diferentes tipos de material. Además, puedes encontrarlas en una gran variedad de colores y acabados.

Patio con suelo adoquinado: es el mejor suelo para las zonas en las que se produce mucho desgaste. Es una superficie antideslizante y su pequeño tamaño permite realizar diseños con curvas.

Patio con baldosas de mármol: suele agrietarse y el suelo es resbaladizo cuando está húmedo. Es recomendable usarlo en pequeñas superficies o dónde haya poco movimiento. Además, su presupuesto es más caro.

Patio con suelo de cerámica: son bastante resistentes al agua y la abrasión. Es especialmente adecuado para jardines y piscinas, aunque muchas de las variedades de cerámica no son antideslizantes.

Patio con suelo de madera: podemos encontrar maderas tropicales que resisten a las temperaturas y la humedad exterior.