Pintar el salón con colores neutros
¿Necesitas pintar las paredes de tu salón? ¿Tienes ganas de darle un toque diferente a esta parte tan importante de tu hogar? Pues ten en cuenta que es muy importante que aciertes a la hora de elegir el color, que deberá adaptarse completamente al entorno y, por supuesto, a tus gustos personales.

Para echarte una mano con la elección, en los últimos dos días te hemos hablado sobre los colores frescos y sobre los cálidos, que conseguirán atmósferas distintas en tu hogar. Pues para completar el círculo, hoy vamos a tratar sobre la paleta de colores neutros, que incluyen tonalidades que son muy fáciles de utilizar y que, por tanto, son un éxito asegurado. ¿Te apetece acompañarnos?

Una apuesta segura para el hogar

Los colores neutros son una apuesta segura para pintar la casa, especialmente el salón. Esta paleta incluye blancos rotos, grises, cremas, tostados, tierras, blanco puro e, incluso, negro azabache. Como seguramente habrás podido comprobar, se trata de colores que transmiten sosiego, elegancia y sofisticación, creando ambientes serenos y apacibles. Además, en sus tonalidades claras crean una sensación de amplitud de espacio.

Pintar el salón con colores neutros

Una paleta de colores muy versátil

Los tonos neutros tienen una gran versatilidad decorativa, dándote una gran libertad a la hora de mezclar muebles con diferentes estilos decorativos o si quieres utilizar piezas o telas con mucha personalidad. Además, conseguirán aligerar los muebles de madera oscura y aportarán mayor frescura a los decapados.

Tonalidades muy luminosas

Aparte de ampliar los espacios, los colores neutros son muy luminosos, ya que reflejan la luz que reciben. Por tanto, se trata de la opción perfecta si tu salón es un poco oscuro, especialmente si escoges el blanco. Ningún color como él podrá compensar tan bien la falta de claridad.

Pintar el salón con colores neutros
¿Ya te has decidido por la paleta de colores que vas a utilizar para pintar las paredes de tu salón?