Pintar estancias según su ubicación
El tamaño de las estancias, su altura, a quién están destinadas, la función que desempeñarán… Existen muchas cosas en las que podemos basarnos a la hora de elegir el color de las paredes de nuestro hogar y de cada una de sus habitaciones, algunas de las cuales ya os habíamos mencionado con anterioridad en Interiorismos.

Esta vez os presentamos una de las ideas que quizá consideréis más locas y sorprendentes para decidir cómo pintar cada habitación: La orientación como base del color.

Según los expertos, los puntos cardinales también pueden ser una buena clave para decidir qué tonos sentarán mejor en función de la variación natural de la luz durante los distintos momentos del día.

Como la mayoría sabéis, los tonos claros ayudan a hacer de las habitaciones lugares más espaciosos y con más luz mientras que los oscuros disminuyen el tamaño de las estancias.

– Norte: Los colores cálidos son una buena opción para ganar en luminosidad y calidez, por lo que los tonos naranjas, rojos y terracotas son una buena opción para las estancias orientadas hacia este destino.

– Sur: Aquí deberás ganar en amplitud y profundidad, a lo que contribuyen especialmente los tonos fríos y luminosos como el blanco, el azul y hasta el verde que además aportan más profundidad. Los acabados satinados y brillantes también acostumbran a dar más luminosidad.

– Este: Si se encuentra orientada hacia el este la estancia se encontrará más iluminada durante las primeras horas del día, por lo que los tonos claritos como grises o el blanco roto así como los tonos pastel estarían entre la gama a recomendar.

– Oeste: Aunque las opciones pueden ser variadas, puedes probar con una paleta de colores de tonos fríos.