Pintura imantada para la pared
Las nuevas opciones decorativas no dejan de sorprendernos nunca, y es que si hace unos días te hablábamos de las divertidas pinturas de pizarra para las paredes, hoy te traemos una todavía más original: Se trata de la pintura imantada para paredes.

Para muchos resultará increíble, pero es completamente real… ¿Cómo es posible? Pues porque esta pintura especial tiene una fórmula férrica que crea un efecto magnético gracias a unas partículas metálicas muy finas y antioxidantes.

Esto permitirá que puedas colgar tus notas, documentos, fotografías o los dibujos de tus niños en cualquier lugar que te plazca, porque un pequeño imán bastará para sujetarlos. De este modo, la pintura imantada se convierte en un utilísimo recurso decorativo de doble función: En primer lugar pintará la pared ocultando defectos y embelleciendo la estancia, y en segundo lugar se convertirá en una superficie en la que colocar todos aquellos recuerdos o cosas importantes que queremos tener a la vista como si de un cuadro se tratase.

Pintura imantada para la pared
Y no te pierdas lo mejor de todo, porque lejos de los que posiblemente imaginabas, esta pintura no solamente está disponible en el tradicional color plateado o gris de los imanes sino en prácticamente cualquier tonalidad y efecto que puedas imaginar.

No tengas miedo a utilizarlo, porque es ideal para prácticamente cualquier estancia de la casa: Imagina, por ejemplo, que tener una pared en la habitación de tus hijos reservada a conservar y exponer todos sus dibujos, otra en la cocina para colgar tus recetas o la lista de la compra o una en la pared tras el ordenador para colgar todas aquellas notas acerca de lo que no puedes olvidarte de hacer…

Puedes conseguirlo en tiendas como Monto o Pintura Imán (permite hacer pedidos por internet). En ésta última, los precios de los botes van de los 36,95€ por los de 500 ml. a los 51,95 € por cada 1.000 ml.