Piscinas cubiertas para otoño e invierno
Disfrutar de la piscina durante todo el año es un sueño para cualquiera, y es que este espacio tradicionalmente vinculado al verano puede ser también un lugar aprovechable durante los meses de otoño e invierno.

Si quieres disfrutar de tu piscina exterior también durante los meses más fríos del año debes optar por cubrirla mediante distintos materiales y sistemas de cierre que harán que sea posible darse un baño llueva o nieve.

La mayoría de estas cubiertas están fabricadas con materiales de gran resistencia como por ejemplo el metacrilato, el vidrio de seguridad o el policarbonato; todos ellos permiten una cierta transparencia que garantiza buena visibilidad del exterior. Toda la estructura está reforzada con aluminio de gran resistencia.

Piscinas cubiertas para otoño e invierno
Muchas de ellas pueden ser retiradas en verano para que la piscina quede al descubierto exponiéndose directamente a la luz solar. Así, serán tus gustos, necesidades y las características de la piscina las que determinen las guías para hacer una cubierta a tu medida.

Además de la clara ventaja de un uso asegurado todo el año este tipo de piscina tiene muchas otras ventajas: ahorro en mantenimiento, agua limpia más tiempo (sin tierra, hojas u insectos), ahorro de energía…

Piscinas cubiertas para otoño e invierno
Una buena idea es no solamente cubrir la piscina sino también dejar a su alrededor y a cubierto una pequeña zona de descanso donde colocar tumbonas, alguna mesa para apoyar cosas y hasta una ducha para enjuagarse el cloro o darse una rápida ducha antes de volver a casa.

No olvides tampoco que el interior de la cubierta debe estar bien aclimatado para permitir el baño durante los días más fríos: climatizar la piscina para un agua más cálida y colocar algunos sistemas de calefacción es una gran idea para asegurar que tú y los tuyos no pasaréis frío.