Placas vitrocerámicas
A la hora de elegir los electrodomésticos para poder cocinar en el hogar, la mayor parte de la gente se decanta por las placas vitrocerámicas debido al ahorro de energía, a lo bonitas que son y a que son muy fáciles de limpiar. Todo ello hace que se conviertan en la opción prioritaria, además de no tener que funcionar a gas, algo que a mucha gente le resulta primordial ya sea por gustos o por miedo.

Las placas vitrocerámicas son un sistema de cocción en el que se instala una placa de vidrio que va entre la fuente de calor y la sartén, olla o lo que sea que vayas a usar para hacer la comida. Sus ventajas y características son innumerables, empezando por las que te detallé en el primer párrafo, así que te hablo más en profundidad de ellas:

– Destacar especialmente el alto ahorro energético que tienen ya que se calienta de forma más sencilla que cualquier cocinilla tradicional ya que calienta el recipiente de forma directa, lo que hace que sea mucho más rápido.

– Si se te cae algo de comida no se pega, así que a la hora de limpiarla es mucho más sencillo, además de que se calienta únicamente el foco de calor y no el resto de la placa. Pasando un paño húmedo todos los días después de cocinar la tendrás siempre impecable, y una vez a la semana puedes pasarle un producto específico.

– Uno de los tipos de vitrocerámicas que hay es las que son a gas, menos utilizadas que los demás modelos. Tienen quemadores bajo el cristal y en cuanto accionas el botón el gas ya se pone a calentar el cristal.

– También están las vitrocerámicas eléctricas, que bajo el cristal tienen luces halógenas que se accionan al presionar el botón de encendido y que regulan el calor automáticamente. Son las más cómodas pero tienen en contra que si un día se va la luz no podrás cocinar.

– Por último están las placas de inducción, las más modernas y también las más utilizadas por quienes quieren poner una vitrocerámica en su cocina. Tienen un sistema electromagnético para calentarse, lo que hace que se consiga en la mitad de tiempo que con cualquier otra placa. Es también el sistema más seguro ya que cuando se enciende detecta si hay un recipiente encima o no y si no lo hay no se calienta, lo que la convierte en la mejor opción si tienes niños en casa.