Plaquetas decorativas para la pared
Conseguir un hogar tan hermoso y elegante como aquellos que aparecen en las revistas es facilísimo a día de hoy, y es que tenemos a nuestro alcance un montón de materiales, técnicas e ideas fáciles de conseguir.

Una de estas magníficas ideas decorativas es la de las plaquetas decorativas, esos paneles de imitación a materiales naturales que visten de lujo y sofisticación las superficies de nuestro hogar.

Así, las plaquetas decorativas son revestimientos realizados en materiales naturales o artificiales (gravilla, arena, piedras, resinas, yeso, cemento o pigmentos) y compuestos por otros como el hormigón, la piedra o el poliuretano (no apto para exteriores) pensados para simular de la forma más real posible los distintos tipos de texturas y tonalidades.

Plaquetas decorativas para la pared
Algunos de los diseños más modernos y elegantes son los que imitan al ladrillo visto, a las lajas de pizarra o a las piedras de mampostería, todos ellos con tactos y acabados de lo más delicados.

Sin embargo, más allá de su indiscutible poder decorativo estos recubrimientos son de lo más prácticos, y es que además de resultar inalterables a la luz y de ser ignífugos proporcionan un excelente aislamiento acústico y térmico para mantener nuestro hogar completamente protegido del exterior.

¿Dónde utilizarlas? En realidad sirven para embellecer todo tipo de superficies planas como paredes, puertas, ventanas, tabiques y chimeneas, si bien es recomendable utilizarlo de una forma moderada para no abarrotar visualmente el espacio pasando de lo elegante a lo chabacano.

El modo de aplicación es algo más complejo que el diseño y puede realizarse con un adhesivo especial o con mortero cola. Recuerda que si vas a utilizarlo para la decoración de fachadas o muros exteriores debes escoger un pegamento de alta resistencia a la humedad y a los cambios climáticos para que estos no afecten a su apariencia.