Poner un sofá Chester en el salón
El sofá chester se ha puesto de moda en los últimos años, y no solo por ser el protagonista de un programa de televisión. Tener uno en el salón es una idea fantástica, ya que aporta elegancia y mucha clase, sea cual sea el estilo que tengas en esa estancia. Aunque pueda parecer un sofá muy antiguo, se ha adaptado perfectamente a los nuevos tiempos y puedes encontrar diseños modernos y espectaculares.

Si buscas un sofá que le pueda dar un ambiente muy especial a tu salón, no cabe duda de que un chester es la opción perfecta. Es uno de los diseños más emblemáticos, un modelo clásico que resulta muy interesante, bonito, funcional y versátil.

Su origen

Poner un sofá Chester en el salón
El sofá chester era un clásico en la decoración de los salones británicos en el siglo XIX, una pieza estrella en los clubes de caballeros de la época y que poco a poco fue llegando a los salones de las mansiones inglesas. Tiene tanta fuerza, personalidad y elegancia que fue invadiendo otros estilos, hogares y formas de vida hasta convertirse en una pieza que puede estar en cualquier hogar.

Características

El rasgo que mejor define a un sofá chester es su tapizado, que es capitoné y le aporta una belleza sin igual. Su tapizado acolchado y con botones repartidos por toda la zona del respado… ¡una verdadera maravilla! Antiguamente se fabricaba únicamente en piel, pero con el paso del tiempo se fueron utilizando otros materiales, así que actualmente puedes encontrar un chester prácticamente en cualquier tejido.

Poner un sofá Chester en el salón
Su respaldo es bajo pero es muy cómodo, algo que no suele ser habitual en sofás que no tienen el respaldo alto. Hoy en día está presente en diseños tan variados que no todos se ajustan totalmente a su aspecto inicial, pero lo cierto es que igualmente se consigue el ambiente tan especial que se busca al utilizarlo, ya que su esencia no la pierde en ninguno de los casos.

Poner un sofá Chester en el salón
En cuanto a los colores, hoy en día puedes encontrarlos prácticamente en cualquiera de ellos, así que elige el que mejor se adapte al ambiente que quieres conseguir. Si tu salón está decorado de estilo nórdico, el chester quedará perfecto en color blanco, mientras que si buscas algo más clásico, lo mejor es una tonalidad oscura, como marrón o negro.

Fotos de sofás chester