Por qué escoger el color blanco para el dormitorio
Durante la primavera y el verano a todos nos apetece dar color al hogar a través de los textiles y otros objetos decorativos. Sin embargo, más allá de los clásicos pasteles, los flúor y los vitamina, hay otro color que cobra fuerza durante esta época del año. Nos referimos al blanco.

El blanco es el color que aúna todos los colores y suele utilizarse como sinónimo de pureza, limpieza y brillo. Además, este color aporta calma y tranquilidad, combina a la perfección con todas las demás tonalidades y nunca pasa de moda. ¿No te parece el color ideal para decorar tu dormitorio? ¡Te convencemos de ello a continuación!

Sensaciones

Una de las mejores cosas que tiene el color blanco es que aporta brillo, luz y genera sensación de amplitud, tres cualidades ideales para el dormitorio, especialmente para los que se caracterizan por tener pocos metros cuadrados y los que se encuentran en habitaciones interiores. Por si fuera poco, es el tono más relajante de todos, ideal para mecer tus sueños.

Por qué escoger el color blanco para el dormitorio

Un color que combina con todo

Como ya te hemos comentado, el blanco actúa como complemento perfecto del resto de colores. Por tanto, será muy fácil introducir este color en tu dormitorio.

Espacios minimalistas y elegantes

Si quieres un dormitorio de estética minimalista y muy elegante, no dudes en apostar por el color blanco. Además, este color también es ideal para estancias modernas, de estética industrial, clásicas… Eso sí, si quieres evitar caer en la frialdad extrema, lo que evitará ese confort tan necesario en el dormitorio, es recomendable que escojas un blanco roto y no un blanco nuclear, combinándolo con madera o metal, además de con tonos neutros.

¿Te animas a decorar tu dormitorio en blanco?