Lo más positivo de las cocinas americanas

Una tendencia que lleva años pisando fuerte en decoración son las cocinas abiertas que usan las barras americanas para delimitar dos espacios. Viviendas que cuentan con un espacio diáfano en dos habitáculos y utilizan estas barras – o similares – para separarlas. Las barras americanas reemplazan a las mesas ordinarias, ahorrando espacio y dando un toque más moderno y renovado.

Una cocina americana es un espacio abierto que se compone de una barra larga que separa dos espacios. Esa barra se usa doblemente: para cocinar y comer, especialmente en desayunos y comidas rápidas. La barra es más alta que una mesa tradicional de comedor, por lo que se usan taburetes o sillas más altas. Además, puede incluir puertas y cajones, por lo que resulta una buena solución de almacenaje.

Lo más positivo de las cocinas americanas

Para diferenciar espacios

Las barras americanas son una gran solución para delimitar espacios en cocinas americanas; por ejemplo, el salón y la cocina, resultando un elemento diferenciador muy práctico.

Pero:

Esta opción tiene como desventaja la mezcla de olores de una habitación a otra. El olor de la cocina pasará más fácilmente al salón o comedor que si ambos espacios están separados por una puerta. No es aconsejable que la cocina, por tanto, esté muy cerca de las habitaciones y se recomienda que esta tenga un buen sistema de ventilación, una campaña extractora adecuada o una gran ventana.

Mayor interacción y luminosidad

Los espacios diáfanos nos dan muchas ventajas; por ejemplo, podrás cocinar con tranquilidad mientras disfrutas de la compañía de los tuyos, que pueden estar en el habitáculo contiguo, interactuar con ellos, hablar o escuchar la televisión. El espacio extra que nos dan hacen más sencillo que dos personas cocinen a un mismo tiempo sin estorbarse. También, nos da más luminosidad al no contar con paredes.

Pero:

El ruido de los electrodomésticos, como la batidora o el lavavajillas pueden importunar en la otra habitación. En este caso, sólo es una buena opción si cuentas con unos electrodomésticos silenciosos, como los de categoría AAA. Estos electrodomésticos son muy recomendados para cuidar el medio ambiente y tener una casa más calmada; es decir, aumenta la calidad de vida en el hogar.

Lo más positivo de las cocinas americanas

Aprovechar el espacio

Además de delimitar, nos permite ahorrar espacio en la misma cocina, ya que podemos dejar la parte de los electrodomésticos y el sitio destinado a cocinar en uno de los extremos y aprovechar la barra para comer o para almacenar utensilios si, como hemos dicho, dispone de puertas y cajones.

Pero:

Ahorraremos espacio si emplazamos la barra en un lugar conveniente. Planifica bien la organización de la cocina e intenta que los lugares donde se pueda acumular más grasa (cocina, fregadero, etcétera) estén lejos de ella para que la grasa y suciedad no pasen con facilidad al resto de la casa. Asegúrate de poner un felpudo a la entrada de la cocina y limpia la barra con un paño especial libre de grasas.

Un toque moderno y fresco en la vivienda

Una de las razones por las que cada vez son más protagonistas estas cocinas americanas es la mera estética. Usar un elemento como la barra para separar un espacio tipo loft suele quedar muy bien y la podemos adaptar a todo tipo de estilos: clásico, moderno, rústico o minimalista.

Pero:

Hay gente que sigue prefiriendo el estilo tradicional en una cocina y sus posibilidades estéticas.

Muy práctica para desayunos y meriendas

Una cocina americana nos permite más posibilidades a la hora de hacer “comidas rápidas”, como puede ser el desayuno matinal o una merienda. Puede resultar más práctico y sencillo preparar el desayuno por las mañanas, especialmente si los miembros de tu familia lo hacen a horas diferentes, evitando desplazar todos los alimentos a otra habitación, poner el mantel, barrer y fregar después el suelo… De esta forma, todo quedará en el mismo habitáculo, lo que no sólo facilitará la limpieza, sino que también puede resultar más agradable contar con diversos lugares en la vivienda para comer a diferentes horas del día.

Pero:

Necesitarás contar con otra mesa más grande y cómoda, una mesa de comedor. Una barra americana puede no ser suficiente como único espacio para comer, para cenas alargadas o celebraciones con más gente.

Lo más positivo de las cocinas americanas

Mayores posibilidades de almacenaje

Como hemos dicho, si tu barra americana tiene puertas y cajones, puedes usarla para guardar alimentos en seco, electrodomésticos o vajillas, lo que solucionará tu problema de almacenaje en la cocina.

Pero:

Muchas personas prefieren barras americanas que se compongan únicamente de una tabla, sin nada debajo, porque les gusta más su aspecto final o porque prefieran poder acercar las sillas bajo el tablero.

Si este estilo cocina americana te ha convencido, las posibilidades para hacerla perfecta para tus preferencias son muchas. Las barras pueden estar hechas en madera, cristal, incluso metal. Pintando las cocina de un color y el habitáculo contiguo de otro conseguirás aún mejor delimitar los espacios. Su versatilidad te permitirá usarlas para tomar el té, harán las veces de barras de en fiestas y serán muy prácticas para aperitivos o meriendas cenas. Elige las sillas o taburetes que vayan a combinar con tu estilo, especialmente con el del salón, si vas a emplazarlas en esa parte. Las sillas altas plegables pueden ayudarte a ahorrar aún más espacio en caso de que no vayas a usarlas tan a menudo. Hay asientos para barras americanas transparentes, de madera, de colores, e incluso elevables y ajustables. Los taburetes serán la gran oportunidad de dar ese toque fresco y estético a la vivienda.