Práctico dormitorio juvenil en blanco
En alguna ocasión hemos hablado de la importancia de elegir bien el dormitorio infantil, teniendo en cuenta que el bebé se convierte pronto en niño y que debemos tener un mobiliario que le permita crecer con él. De este modo, con un buen uso y siempre que hayamos adquirido piezas de calidad, podremos sacarle partido incluso durante la adolescencia. Esto se traduce en la mejor amortización que en principio supuso el gasto inicial.

Una fórmula que nunca falla es la de adquirir los muebles en tonos neutros, como el blanco o la madera natural, por ejemplo. Ya que así deberemos encargarnos únicamente de modificar los elementos accesorios. En la imagen que acompaña hoy este post, podemos ver un dormitorio juvenil en blanco que bien podemos adquirir para un hijo adolescente, o también puede ser el fruto de las sucesivas modificaciones de uno infantil.

Elementos que transforman un dormitorio

Práctico dormitorio juvenil en blanco
La habitación que estamos viendo en estos momentos se adapta perfectamente a un niño y a un adolescente. Si imaginamos la ropa de cama con motivos infantiles, así como una mayor presencia de peluches y juguetes, podemos apreciar que es más que válida para un pequeño de corta edad. Del mismo modo, una vez llegada la adolescencia, los elementos decorativos van variando en función del joven, y hasta en ocasiones el color de las paredes. Con un mobiliario blanco eso no será un problema, ya que se adapta a cualquiera que sea su elección.

Aprovechar al máximo el espacio

Práctico dormitorio juvenil en blanco
De la misma manera que ahorramos en dinero, también nos gusta aprovechar al máximo en espacio. La mayoría de las propuestas actuales en mobiliario infantil y juvenil vienen dotadas de extras como los cajones bajo la cama, o cabeceros donde se pueden guardar diferentes objetos. También los escritorios se muestran como una pieza completa y compacta capaz de ofrecer el mayor número de prestaciones.