Preparar el hogar para la llegada del bebé
Tener un hijo es uno de los momentos más especiales de nuestras vidas, ese momento en el que el resto del mundo pasa a un segundo plano para dar el protagonismo a ese bebé que se convertirá en la razón de ser de los papás.

Y como a nuestros pequeños hay que cuidarlos desde mucho antes de su nacimiento, si estás esperando la llegada del bebé o si acabas de tenerlo no debes pensartelo más para acondicionar el hogar convirtiéndolo en un lugar bonito y seguro para ellos.

Puede que ya te hayas puesto las pilas con algunas cosas, pero, ¿estás segura de que no se te escapa nada?

A continuación te dejamos algunas de las cosas que no se te pueden pasar por alto, ¡el bienestar de tus pequeños depende de ello!

Preparar el hogar para la llegada del bebé
– Habitación: Probablemente es lo primero en lo que hayas pensado, y es que es evidente que es la parte que hace más ilusión a unos padres. Escoge colores alegres a la vez que relajantes, planifica la iluminación y sus puntos focales, elige un mobiliario bonito y funcional, no recargues visualmente la estancia y prepara un buen espacio para los juguetes. En Interiorismos puedes encontrar un montón de ideas y consejos para la habitación del bebé.

Medidas de seguridad: Es imprescindible que entiendas que cada pequeña cosa sin importancia puede entrañar un grave peligro para nuestros indefensos pequeños. Algunas de las cosas que corregir antes de su llegada pueden ser rejar las ventanas, eliminar de la vista todos los elementos peligrosos (punzantes, los que se encuentran a una altura considerable, etc.), redondear las esquinas de los muebles con protectores, proteger con vallas las entradas y salidas de las escaleras, tapar los enchufes o poner seguros para que no puedan abrir los cajones, por ejemplo.

– Salón: Pero no solo su dormitorio y las zonas de paso cuentan, porque un espacio clave de reunión como es el salón también deberá reservar un espacio para que el bebé pueda jugar tranquilamente en el suelo sin pasar frío y sin ningún peligro a su alrededor.