Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa

Hoy en día, la frecuencia de uso del ordenador para tareas muy diferentes (trabajo, comunicación, escribir, estudiar, jugar…) hace que pasemos largas horas sentados en un escritorio. Aunque trabajes fuera de casa, posiblemente a la semana pases allí horas suficientes como para que te parezca importante hacer de este espacio un lugar cómodo, ergonómico y agradable. Si, además, sueles estudiar con el ordenador o trabajas en casa, no puedes perderte esta guía definitiva que hará de tu zona de trabajo un lugar que invitará a sentarse y que se ocupará de cuidar la salud de tu espalda.
Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa

Lo primero: Elegir la zona

A la hora de montarnos nuestro escritorio u oficina, es importante saber dónde ubicarla. Si ya la tienes, plantéate si es el mejor lugar donde podría estar.

Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa

Lo fundamental es que sea una zona luminosa (aunque evitando que los rayos del sol caigan directamente durante la pantalla de nuestro ordenador y nos deslumbre), cómoda (en cuanto a temperatura, nivel bajo de ruido y otros factores), recogidita (no necesitamos que un buen escritorio nos coma el espacio de toda la habitación) y, a poder ser, exclusiva. Es decir, si puedes ubicar tu despacho lejos de la zona de donde duermes y separar así área de relax y ocio con área de trabajo, el efecto positivo psicológico será mayor.

Los colores de la zona también son importantes: elige tonos que faciliten la concentración y que te den calma, como el blanco -combinado con otros colores- el lila, el azul o el verde. Colores como los fosforescentes o el rojo muy intenso consiguen el efecto contrario. Estos tonos relajantes puedes integrarlos en las paredes, en el color del tablero de la mesa, las sillas, las lámparas o accesorios.

Lo ideal es situar un escritorio perpendicular a las ventanas (que las ventanas estén a nuestro lado) o alejadas de ellas, nunca enfrente o de espaldas a ellas porque nos producirían o deslumbramientos o reflejos sobre la pantalla del ordenador que no nos dejarían trabajar.

Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa

Segundo paso: Elegir los muebles

Es necesario que todos los muebles de tu escritorio u oficina sean de buena calidad y ergonómicos, ya que está en juego la salud de tu espalda. A la hora de diseñar un espacio de trabajo, tienes que tener, por tanto, muy en cuenta siempre que se cumplan las pautas de un diseño ergonómico.

Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa

Esto es, la manera de elegir muebles, usarlos y distribuirlos según las reglas antropométricas (las proporciones y medidas de nuestro cuerpo) para que trabajemos siempre en la postura y condiciones más beneficiosas para nuestra salud.
¿Qué muebles necesito para mi escritorio ideal?

Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa

Silla

La silla es un elemento imprescindible para el diseño ergonómico de nuestro escritorio. Tenemos que elegir un asiento que nos proporcione libertad, que nos permita adoptar una postura cómoda y que sea estable.

Tiene que tener un respaldo mullido y que nos mantenga la espalda recta, unos reposabrazos que no choquen con la mesa y debe ser regulable, para que podamos ajustarla a nuestras condiciones. Una persona de complexión media necesitará una anchura de la silla de entre 40-45 cm y una profundidad de entre 38 y 42 centímetros.

Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa

Idealmente, la silla debe tener ruedas (al menos cinco) para que tengamos libertad de movimientos al trabajar y además nos ayudará a proteger nuestro suelo.

Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa
En este post, te daremos también recomendaciones sobre cómo situar y colocar la silla.

Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa

La mesa

Es importante que la mesa donde vayamos a trabajar tenga un aspecto cuidado: que no esté muy vieja, no tenga desconches o salientes que nos distraigan y que conviertan al lugar de trabajo en un sitio inapetente. Si no puedes procurarte una mesa nueva, repinta y condiciona la vieja, usando un color suave, bonito y mate. Los bordes deben ser redondeados y que no “rasquen”. El escritorio debe tener cajones o compartimentos (como cestas organizadoras sobre la mesa o porta-lápices) para mantener tu entorno de trabajo ordenado.

Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa

Sobre todo es muy importante que tu mesa o tablero te proporcione el espacio suficiente para tu ordenador, ratón, una hoja de papel, teléfono, lámpara y todos los elementos que necesites para trabajar, como libros etc. Si tienes demasiadas cosas y, al trabajar, tienes una sensación de desorden y opresión, el entorno resultará mucho más hostil. Intenta que ordenar tu escritorio cada tarde al acabar no te lleve más de unos segundos, ya que un escritorio sucio y desordenado hace muy mal efecto, además, en la decoración general de la habitación.

La altura ideal del escritorio es de 75 centímetros para adultos y 65 centímetros para niños.

Accesorios

Todo aquello que vayas a necesitar. Casi seguro, un ordenador compacto, cómodo, adecuado y suficientemente grande. El tamaño óptimo de la pantalla de éste es de 14 pulgadas (diagonal), incluso 17 pulgadas, si lees sobre el ordenador largas horas.

También elige un teclado ergonómico, un ratón adecuado, una alfombrilla bonita y accesorios originales y de gran contenido estético (porta-lápices, adornos, agendas…).

Otros accesorios que puedes necesitar son:

– Una almohadilla reposa-muñecas para el teclado (especialmente si pasas muchas horas escribiendo). Sitúa el borde inferior del teclado a unos centímetros del borde de la mesa, que no estén pegados.
– Un atril para poner libros u hojas de papel, especialmente recomendables si estás transcribiendo documentos.
– Un reposapiés si eres de baja estatura y no llegas bien al suelo.
– Una planta que oxigene el espacio, embellezca la zona y adorne el escritorio. Se dice que los cactus ayudan a minimizar las ondas emitidas por los ordenadores.

Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa

Lámpara

Es importante igualmente elegir una lámpara auxiliar adecuada, especialmente si trabajamos durante la noche. Tenemos varias opciones: flexos ajustables, focos o lámparas de pie. Lo importante es siempre que la luz sea cómoda a los ojos (no demasiado luminosa, recomendamos las luces LED) y que el reflejo no coincida con la línea de visión. Es decir, que caiga a nuestros extremos de forma que nos ilumine sin molestarnos.

Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa

Postura

Una vez que hemos creado un ambiente de trabajo cómodo y ergonómico, asegúrate de que puedes adoptar la postura ideal de trabajo fácilmente. Esta es:

– Sentarse cómodamente, con la espalda totalmente apoyada en el respaldo de la silla. Intenta sentarte lo más al fondo que puedas de la silla. El respaldo debe llegar, al menos, a la altura de tus omóplatos.

– Formar un ángulo recto con las rodillas. Los pies deben de estar siempre pegados al suelo, nunca colgando, con las rodillas ligeramente separadas y, si es posible, que queden por encima de la pelvis.

– El borde superior de la pantalla de tu ordenador debe estar a la altura de tus ojos. Si usas un portátil, ponle una elevación y un teclado inalámbrico. La distancia entre nuestros ojos y la pantalla debe ser de 45-60 centímetros. Intenta usar gafas y un protector de pantalla para no dañar tus ojos.

– Haz un descanso para estirar cada hora y media.

Cómo preparar un espacio de trabajo ergonómico en casa