Prevenir manchas de óxido en la bañera
Las manchas de óxido son un problema muy habitual en el hogar, como por ejemplo en cuartos de baño o toldos. En el caso de los baños, que es en lo que me centraré hoy, aparecen especialmente en la ducha o en la bañera, ya que es donde más fluye el agua y quizás menos cuidado tenemos para evitar que se acumule. Se producen por el contacto del agua con elementos metálicos, como la grifería, por lo que es lógica su aparición en esa parte de la casa.

Aunque pueda parecer que una mancha de óxido ya te estropea esa superficie para siempre, lo cierto es que hay algunos truquitos que puedes llevar a cabo y que son muy eficaces para eliminarlas. También es importante saber cómo prevenirlas para que no lleguen a aparecer. De ambas cosas me gustaría hablar hoy en mi artículo.

Para prevenir

Prevenir manchas de óxido en la bañera
Evita dejar productos mojados en la superficie de la bañera, como una cuchilla de afeitar, un bote de algún producto, el tapón de la propia bañera… esas cosas solemos usarlas y dejarlas tal cual, pero van acumulando esa humedad y provocan manchas de óxido que si se secan puede ser muy difícil que consigas quitarlas. Seca bien todo lo que utilices cada día, además del desagüe y el grifo para que no se oxiden.

Con los productos que utilizas que tienen base de metal, como la laca, por ejemplo, resulta muy eficaz poner esmalte de uñas en el aro de la base, eso evitará que se forme óxido cuando lo pones en una superficie mojada.

Para prevenir

– Vinagre: es un excelente aliado, y además un producto barato que siempre tenemos en casa. Siempre se ha dicho que es uno de los mejores limpiadores naturales, y doy fe que es cierto. En el caso de limpiar óxido, la clave está en calentar el vinagre, poniéndolo a hervir hasta que llegue a ebullición. Cuando esté, empapas un paño fino en él y lo pasas suavemente por la mancha, verás que desaparece rápidamente.

Prevenir manchas de óxido en la bañera
– Limón: también es muy bueno, especialmente si lo mezclas con bórax, humedeciendo un paño para luego pasarlo por la mancha.

– Lejía: su eficacia es muy alta, y bastará con echar unas gotitas directamente sobre la mancha. Deja que actúe unos minutos y después pasa una esponja o estropajo suavemente.